Meteorología adversa

Tormenta política en Texas por la gestión de las insólitas nevadas

  • Un nuevo frente frío deja más nevadas en Texas antes de poner rumbo hacia la costa este de EEUU

  • La gestión de la crisis provoca un aluvión de críticas contra varios dirigentes del estado

  • El senador Ted Cruz se va de vacaciones a Cancún mientras sus ciudadanos hacen frente al temporal sin luz ni calefacción

Cientos de camiones bloqueados por el temporal de nieve en una carretera de Texas.

Cientos de camiones bloqueados por el temporal de nieve en una carretera de Texas. / JOE RAEDLE (AFP)

Se lee en minutos

El gobernador mintió sobre las causas de los apagones. Uno de sus senadores puso rumbo Cancún mientras sus constituyentes se congelaban sin electricidad ni calefacción en casa. Y un alcalde ha tenido que dimitir tras decirles a sus conciudadanos que dejen de quejarse porque “nadie les debe nada” y “solo los fuertes sobrevivirán” a la tormenta. Estas son algunas de las ramificaciones políticas que está dejando el vórtex polar en Texas, la zona cero de los calamitosos fallos del sistema eléctrico que han dejado a millones de estadounidenses abandonados a su suerte en medio de la peor tormenta de frío de las últimas décadas. Una situación que se ha agravado por las perturbaciones en el suministro de agua y la llegada de un nuevo frente frío.

Ese nuevo frente frío se dirige hacia la costa este, pero entre medio está dejando más nieve, lluvia helada y temperaturas bajo cero en el suroeste del país, una región muy poco acostumbrada a lidiar con los rigores del invierno. La situación en Texas ha mejorado ligeramente, después de varios días de apagones constantes, que han obligado a la población a buscar soluciones creativas para calentarse. Desde encerrarse en el coche con la calefacción puesta, a hacer fogatas y barbacoas dentro de casa, un recurso peligroso que ha disparado los ingresos hospitalarios por intoxicación de monóxido de carbono. Cerca de medio millón de personas siguen sin electricidad en el estado, bastante menos que los tres millones del martes, aunque muchos se están enfrentando a problemas adicionales, como la inundación parcial de sus casas a medida que se rompen las cañerías congeladas.

“Todas las fuentes de energía del estado de Texas se han visto afectadas”, ha reconocido su gobernador, el republicano Greg Abbott, negacionista del cambio climático. Abbott está en la diana de todos desde que culpara esta semana a las energías renovables de los apagones. “No tiene razón”, le ha contestado públicamente Bill Gates, cofundador de Microsoft. “La principal fuente de energía en Texas no es el viento sino las eléctricas de gas natural, que no estaban preparadas para estas temperaturas extremadamente frías”.

De vacaciones a Cancún

Noticias relacionadas

Peor ha sido el golpe político para el senador republicano Ted Cruz, quien partió el miércoles hacia Cancún de vacaciones con su familia. “Adivinen qué senador por Tejas voló a Cancún mientras su estado se congela hasta la muerte y tiene que hervir el agua”, ha replicado la legisladora estatal demócrata, Gene Wu. El escándalo se ha conocido solo cuatro días después de que Cruz pidiera a sus constituyentes que se quedaran en casa para vadear la tormenta y unos meses después de que llamara “hipócrita” al alcalde demócrata de Austin por irse de vacaciones a México en medio de la pandemia. 

Y, entre medio, sigue aumentando la cifra de muertos en todo el país. Son ya 38, según 'The New York Times', aunque todo apunta a que aumentarán en cuanto amaine la tormenta. “Esperamos que cuando comience el deshielo y la gente pueda ponerse en contacto con los suyos, vaya apareciendo gente que no ha podido sobrevivir”, ha afirmado la oficina del sheriff del condado que engloba a la ciudad de Houston.