Libertad de expresión

Condenadas a prisión dos periodistas en Bielorrusia por retransmitir unas protestas

  • Las reporteras están acusadas de promover la contestación contra el presidente Lukashenko en noviembre

  • Las informadoras han sido consideradas presas políticas por asociaciones de derechos humanos

Las periodistas bielorrusas que trabajan para el canal de televisión polaco Belsat, Katerina Bakhvalova (Andreeva) y Daria Chultsova, dentro de una jaula antes del comienzo de un juicio en Minsk, Bielorrusia.

Las periodistas bielorrusas que trabajan para el canal de televisión polaco Belsat, Katerina Bakhvalova (Andreeva) y Daria Chultsova, dentro de una jaula antes del comienzo de un juicio en Minsk, Bielorrusia. / STRINGER / EFE

2
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

Sonrientes, haciendo la señal de la victoria, Darya Chultsova, de 23 años, y Katsyarina Andreyeva, de 27, dos periodistas bielorrusas que habían filmado manifestaciones opositoras en otoño pasado en Minsk, han recibido este jueves la sentencia de dos años de prisión decretada por la justicia de su país. La defensa ha anunciado de inmediato que recurrirá la decisión judicial.

"Mostré estos acontecimientos en antena, y se me envía a la cárcel por esto, con acusaciones fabricadas", había denunciado el día anterior Andreyevna en su alegato final. Desde el exilio en la vecina Lituania, la líder opositora Svetlana Tikhanóvkaya, ha destacado la fortaleza de las condenadas. "Mirad a Darya y Katsiaryna, fuertes, sonrientes y diciendo adiós a sus seres queridos; (el presidente) Lukashenko no nos puede quebrar", ha destacado.

Las dos reporteras, que trabajan para la cadena opositora Belsat, con base en Polonia,  fueron detenidas en un apartamento mientras filmaban el 10 de noviembre las acciones de protesta por la muerte del activista Román Bondarenko, quien, según la oposición, perdió la vida como consecuencia de los golpes propinados por la policía. La fiscalía acusaba a la dos condenadas de incitar a la población a salir a la calle y "atentar de forma grave contra el orden público", delitos de las que las encausadas se habían declarado inocentes. Las oenegés de derechos humanos han calificado a las dos chicas de "presas de conciencia".

El fallecimiento de Bondarenko galvanizó de nuevo a la oposición bielorrusa hace tres meses, después de la primera oleada de protestas que tuvo lugar durante el verano. Considerado uno de los símbolos de la revuelta contra el Gobierno de Aleksándr Lukashenko, se envalentonó con miembros de las fuerzas del orden que retiraban lazos rojiblancos, el símbolo de la oposición, en unas vallas de su barrio, mayoritariamente contrario al régimen.

Fue golpeado brutalmente por éstos, según los testigos, y llevado a un autobús. Horas después, falleció en un hospital con traumatismo craneoencefálico y señales de hematomas en el cuerpo. Pese a las sospechas, la fiscalía local acaba de determinar que "ningún miembro de las fuerzas del orden tuvo relación alguna con las heridas físicas" que causaron la muerte del joven.

Juicio al líder opositor

Éste no es el único proceso judicial de relevancia que está teniendo lugar estos días en la exrepública soviética, donde la oposición mantiene un tenso pulso con el Gobierno local tras las elecciones presidenciales de agosto, que dieron la victoria al presidente saliente Lukashenko en medio de acusaciones de fraude y manipulación electoral.

Noticias relacionadas

Entre importantes medidas de seguridad, arrancó este miércoles, también en la capital bielorrusa, el juicio contra el exbanquero Víctor Babariko, uno de los candidatos a las elecciones presidenciales que fue apartado de la liza electoral por las autoridades. El encausado renunció a su puesto de director de Belgazprombank en mayo pasado y declaró su intención de presentarse a los mencionados comicios. Fue detenido y acusado de corrupción y blanqueo de dinero.

"Estoy orgulloso y admiro a esta gente que venció al esclavo en su interior más profundo, que no tuvo mido a las amenazas, que sacrificó su bienestar, su libertad e incluso su vida para que otros pudieran respirar plenamente el aire puro de la libertad", ha declarado, desafiante, el líder opositor. La vista judicial se está celebrando en el Tribunal Supremo, y no hay opción de apelación posible.