Fin a la crisis política

Draghi forma un Gobierno híbrido de políticos y tecnócratas

  • El nuevo primer ministro integra en el Gabinete a los partidos que le apoyan pero asigna a técnicos las carteras clave de Economía e Interior

  • Apenas un tercio de los nuevos titulares son mujeres

Mario Draghi llega al palacio del Quirinale, este viernes.

Mario Draghi llega al palacio del Quirinale, este viernes. / REMO CASILLI (REUTERS)

3
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

Mario Draghi ha anunciado este viernes la lista de los 23 ministros que ha elegido para integrar el Gobierno que le encargó el presidente italiano, Sergio Mattarella. El nuevo primer ministro italiano jurará en el cargo, junto a su equipo -un Ejecutivo integrado por políticos y tecnócratas-, este mismo sábado al mediodía, en una ceremonia que se llevará a cabo en el palacio del Quirinale, lo que encamina el país hacia el fin de la grave crisis política e institucional que estalló hace un mes, en plena tercera ola de la pandemia. El anuncio fue hecho por el propio Draghi, en una brevísima intervención ante la prensa, tras 40 minutos de reunión con Mattarella.

El reparto de ministerios se ha realizado respetando el peso electoral de cada partido que ha apoyado a Draghi, lo que ha obligado a añadir dos carteras a las 21 del Gobierno saliente. Cuatro son para el Movimiento 5 Estrellas (M5S), tres para el Partido Democrático (PD), tres para la ultraderechista Liga, tres para Forza Italia, uno para Izquierda y Libertad (el importante Ministerio de Sanidad, cuyo titular seguirá siendo Roberto Speranza), y uno para Italia Viva, el partido del autor de la última crisis, Matteo Renzi.

Los restantes ocho quedan en manos de los llamados técnicos, incluso algunos de los cuales -por sus competencias- tendrán una relación más directa con los despachos de Bruselas. Entre estos está el clave ministerio de Economía, cuyo titular será ahora Daniele Franco, hasta ahora director general del Banco de Italia. Su nombre se había rumoreado entre bambalinas desde el primer momento al ser considerado una figura muy cercana a Draghi. Otros técnicos serán Luciana Lamorgese, quien ya era ministra de Interior y ha sido confirmada en el cargo, y Marta Cartabia, expresidenta del Tribunal Constitucional, ahora nueva ministra de Justicia.

Ministerio de Transición Ecológica

En cambio, tres políticos, respectivamente Lorenzo Guerini (PD), Giancarlo Giorgetti (Liga) y Luigi Di Maio (M5S), estarán a cargo de los ministerios de Defensa, Desarrollo Económico y Asuntos Exteriores. Una novedad, además, ha sido el cambio de nombre del ministerio de Medioambiente, que de ahora en adelante pasará a llamarse ministerio de la Transición Ecológica y será dirigido por el físico Roberto Cingolani. No se cumplirá, sin embargo, la "equilibrada" presencia femenina en el Gobierno que habían augurado los partidos progresistas: apenas un tercio de los nuevos ministros son mujeres.

El nuevo Ejecutivo deberá ahora ser ratificado por el Parlamento, algo que ocurrirá en los próximos días. Tras ello, si nada se tuerce, el único gran partido en la oposición será el derechista Hermanos de Italia, aliado de Vox en España y quien en la actualidad lidera la política romana Giorgia Meloni (44 años). Aún así, incluso Meloni aún no ha decidido si votará en contra, o si se abstendrá, en la votación de confianza en el Parlamento, siendo la segunda alternativa la que le permitiría mantener una relación menos hostil de cara a posibles negociaciones con Draghi sobre temas puntuales.

Noticias relacionadas

Con este preámbulo, la gran tarea de Draghi será ahora recuperar el tiempo perdido y hacer frente a los desafíos inminentes que le esperan a Italia, en particular la campaña de vacunación y la presentación del plan italiano -en un tiempo máximo de dos meses- para obtener los fondos (209.000 millones de euros) del EU Next Generation. Una misión que ha generado grandísimas expectativas como el viernes han seguido reflejando los mercados, donde la prima de riesgo italiana (el diferencia entre el bono de este país y el de Alemania) se situó a niveles muy bajos, debajo de los 90 puntos básicos.

La incógnita es también si el banquero y exdirectivo de Goldman Sachs logrará mantener, a largo plazo, este período de aparente 'pax romana' entre las distintas almas que integran su Gobierno. De momento, la extrema discreción de Draghi, que esta semana limitó al mínimo los discursos a la prensa y mantuvo sus decisiones en secreto hasta el último momento, desorientó a más de un observador y generó fantasiosas reconstrucciones en los medios italianos. Un preludio tal vez del nuevo estilo de gobierno que se instalará en Palazzo Chigi.