Ante la justicia

Netanyahu se declara inocente por sus cargos de corrupción

El primer ministro de Israel se enfrenta a los tribunales por sus acusaciones de soborno, fraude y abuso de confianza

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en una rueda de prensa. 

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en una rueda de prensa.  / ABIR SULTAN (EFE)

2
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Netanyahu vuelve al banquillo de los acusados. El primer ministro israelí se ha enfrentado este lunes a las tres acusaciones de corrupción en su contra. A seis semanas de las elecciones, Binyamín Netanyahu se ha declarado inocente por los cargos de soborno, fraude y abuso de confianza. Es la primera vez en la historia de Israel que un primer ministro en ejercicio es procesado por la justicia. Tras casi tres lustros en el poder, Netanyahu es el mandatario israelí más longevo en el cargo. 

Solo 20 minutos ha necesitado Bibi para declarar su inocencia. Menos de una hora después de que comenzara formalmente la audiencia, el primer ministro israelí ya había abandonado el juzgado. A las puertas del edificio, se han congregado decenas de personas exigiendo su dimisión. Netanyahu fue acusado el año pasado de aceptar obsequios indebidos y de buscar intercambiar favores regulatorios con magnates de los medios de comunicación a cambio de una cobertura informativa positiva

Fabricados y ridículos”. Así describía Netanyahu los cargos en su contra antes de su primera comparecencia ante el tribunal el pasado mayo. También insistía en ser víctima de una caza de brujas. Tras esta sesión, el primer ministro no ha hecho declaraciones. Podría enfrentarse a una condena de más de 10 años de cárcel

En campaña electoral

En plena campaña de vacunación exitosa, Netanyahu se encuentra a las puertas de sus cuartas elecciones en menos de dos años, que se celebrarán el próximo 23 de marzo. El calendario del juicio puede obligarlo a comparecer ante el tribunal varias veces a la semana durante su campaña electoral. Como en otras ocasiones, su implicación en un juicio por corrupción no le ha repercutido de forma contundente en su popularidad, sobretodo teniendo en cuenta que el proceso judicial puede durar entre tres y cinco años. 

La aparición de nuevos partidos más a su derecha no ha impedido que Netanyahu siga líder en las encuestas. Varios analistas alertan de la posibilidad de que una reelección le permita aprobar leyes en la Knesset, el Parlamento israelí, que garanticen la inmunidad de los primeros ministros. Esta última sesión estaba prevista para enero, pero el confinamiento forzó su aplazamiento. El tribunal aún no ha anunciado si la próxima comparecencia de Netanyahu será antes o después de los comicios. 

'Crimen ministro'

“Una situación en la que un primer ministro en funciones aparece en la corte como acusado es una mancha negra para el Estado de Israel y su democracia”, ha declarado este lunes el movimiento ‘Crimen Ministro’ –un juego de palabras con los vocables ‘prime’ de ‘prime minister’ y ‘crime’ en inglés–, “no debemos normalizar esta locura”. Centenares de israelís llevan meses manifestándose a las puertas de la residencia de Netanyahu exigiendo su dimisión. Pero la ley israelí no obliga a un mandatario imputado a renunciar al cargo. 

Noticias relacionadas

מחוץ לבית המשפט - לייב

Posted by Crime Minister on Sunday, February 7, 2021

Alrededor de 200 personas han aprovechado el relajamiento de las restricciones en plena desescalada para concentrarse a las puertas del juzgado. “El fracaso del coronavirus , que se ha cobrado más de 5.000 víctimas y ha provocado un desastre económico y social para la ciudadanía de Israel, ilustra que una persona acusada de un delito no puede gobernar un estado”, ha añadido el movimiento. “Hoy, más que nunca, Israel necesita un primer ministro a tiempo completo y no un acusado que haya hecho una alianza para escapar del juicio”, han reivindicado.