Asalto al poder

Intento de golpe de estado en Haití

  • El Gobierno anuncia haber frustrado el ataque contra el palacio presidencial y comunica la detención de 23 personas que pretendían asesinar al presidente Jovene Moise.

Intento de golpe de estado en Haití

Reuters

Se lee en minutos

Agencias

El Gobierno de Haití ha comunicado hoy que ha conseguido evitar un intento de asesinar al presidente Jovene Moise y, con ello, derribar a su gobierno en medio de controversias sobre el fin de su mandato.

Según el ministro de Justicia Rockefeller Vincent, el plan fue un "intento de golpe de Estado". Otras fuentes oficiales dijeron que 23 personas fueron detenidas, entre ellas, un magistradode la Corte de Casación, Ivickel Dabrésil, y una oficial de la policía nacional. "Agradezco al responsable de mi seguridad del palacio. El sueño de esa gente era atentar contra mi vida. Gracias a dios no ocurrió eso. El plan fue abortado", dijo Moise. 

La situación en el país no es fácil. El presidente gobierna sin el control del poder legislativo desde el año pasado y dice que se mantendrá en el cargo hasta el 7 de febrero de 2022, en una interpretación de la Constitución rechazada por la oposición, que ha desatado protestas por considerar que su mandato terminaba ayer.

Estados Unidos aceptó el viernes la posición de Moise. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Prince, dijo que Washington ha pedido "elecciones legislativas libres y justas para que el Congreso pueda retomar el poder que le corresponde". La disputa sobre el fin del mandato es consecuencia de la primera elección de Moise.

Dos elecciones seguidas

En octubre de 2015 fue elegido para un mandato de cinco años en comicios cuyo escrutinio fue cancelado por fraudes y luego volvió a ser elegido un año después. Este año debían realizarse elecciones legislativas y municipales pero fueron aplazadas y generaron un vacío de poder, por lo que Moise dice estar habilitado para seguir en el cargo por otro año.

En un carta difundida el viernes diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos y civiles criticaron a la misión de Naciones Unidas en Haití por brindar apoyo técnico y logístico a los planes del presidente de celebrar un referéndum de reforma constitucional en abril y luego elecciones presidenciales y legislativas.

El presidente se mantiene

En un discurso difundido por redes sociales, el asediado gobernante haitiano pidió a sus opositores unirse para hacer las "reformas efectivas" a la Constitución de Haití. "Unámonos para hacer reformas efectivas en la Constitución del país. Hoy es 7 de febrero, el presidente no se va. Sigue aquí. Sentémonos juntos para dar otro rumbo al país", dijo.

Durante su discurso, Moise dijo querer hacer un balance de sus cuatro años en el poder, y no dejó de culpar a la actual Carta Magna de la división que, según él, causa en el país. "Acompáñame, permanezcamos juntos. Ven a buscarme para que nos sentemos a dialogar para construir una nueva Constitución y celebrar elecciones. Me quedan 364 días en el poder. No habrá transición", afirmó.

Te puede interesar

"Ha llegado el momento de reunirnos. En el año que me queda, me gustaría no tener que pasar por lo que pasé en los últimos 4 años de mi mandato. Dejemos de construir el país sobre el papel. Construyámoslo en la realidad", insistió.

El gobernante, sin embargo, admitió haber "fracasado" en estabilizar al país, aunque culpó de "todos los males del país" a la "mafia criminal dentro del Estado" y a los "oligarcas corruptos", a quienes prometió seguir enfrentando. "El balance más importante del país lo considero un fracaso. Se trata de la estabilidad. Desde que llegué al poder, el país nunca ha sido estable", reconoció.