Tensión en Rusia

La justicia rusa envía a Navalni a la cárcel durante dos años y medio

  • El bloguero arremete contra Putin en la vista judicial: "Al sobrevivir, ofendí al hombre que intentó matarme"

  • El Fondo contra la Corrupción, la oenegé del activista, llama a la gente a salir a la calle para exigir la excarcelación

Alexei Navalni llega a su juicio en Moscú. / AFP / MOSCOW CITY COURT / VÍDEO: EFE

Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Periodista

ver +

Una sentencia ejemplar, de gran dureza, para un hombre que ha mantenido en todo momento y hasta sus últimas consecuencias su desafío al presidente Vladímir Putin. Tal y como se esperaba, el Tribunal Municipal de Moscú ha anulado el régimen de libertad provisional del que disfrutaba el bloguero anticorrupción Alekséi Navalni, y ha decretado su ingreso en una colonia penitenciaria, en la que pasará los próximos dos años y medio. Momentos antes de la lectura de la sentencia, en un severo alegato pronunciado en la misma sede judicial, el opositor ha acusado al presidente ruso, Vladímir Putin, del intento de asesinato con Novichok del que fue objeto el pasado verano: "Al sobrevivir, ofendí al hombre que intentó matarme".

"Hay alguien que no quería que diera un paso como hombre libre en mi propio país; sabemos quién y sabemos cómo; es el odio de un hombre que vive en el búnquer", ha proclamado el activista, en una referencia al actual líder del Kremlin. Consciente de que las miradas del mundo convergían este martes en la sala, el opositor ha utilizado la tribuna que le proporcionaba la vista judicial para hacer un ejercicio de revisionismo histórico sobre la figura y el papel del presidente ruso, comparándole con otros dirigentes de Rusia: "Por mucho que intente ser un gran geopolítico, pasará a la historia como un envenenador; hubo Alejandro el liberador, Yaroslav el sabio y Putin, el envenenador de los calzoncillos". Según revelaciones difundidas por webs de investigación, el Novichok, la sustancia tóxica con la que fue envenenado, fue colocada en la ropa interior del bloguero por agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB).

Dos años fuera de circulación

La juez Natalia Repnikova ha respaldado las peticiones de la Fiscalía y el Servicio Federal Penitenciario de convertir en sentencia firme una pena de cárcel suspendida de 3,5 años dictada en 2014, argumentando que había violado sus condiciones al viajar a Alemania para recibir tratamiento hospitalario tras ser envenenado. Debido a que en el pasado ya cumplió parte de la pena en régimen de prisión domiciliaria, el bloguero estará fuera de circulación durante los próximos dos años y ocho meses, un periodo que se prevé de gran efervescencia política: en el mes de septiembre está prevista la celebración de elecciones legislativas, en un ambiente de creciente descontento social y de pérdida de popularidad de Putin. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó en 2017 que el juicio al opositor que tuvo lugar hace seis años por presunta corrupción no había sido "justo".

En el sistema penitenciario ruso, existen las prisiones y las colonias penitenciarias. A las primeras se suele enviar a los delincuentes de delitos de gravedad y los prisioneros se mantienen encerrados en celdas. Las colonias penitenciarias son espacios abiertos donde el recluso puede hasta moverse en su interior y realiza trabajos remunerados. Normalmente se encuentran fuera de las ciudades. Tienen también una gradación, de régimen 'muy estricto' a régimen 'abierto'. Navalni será enviado a una colonia de régimen 'habitual'.

Agentes deteienen a un hombre durante las protestas frente al Tribunal Municipal de Moscú, que examina el 'caso Navalni'.

/ REUTERS / MAXIM SHEMETOV

Concentración de partidarios

Noticias relacionadas

Nada más conocer la sentencia, el Fondo contra la Corrupción, la oenegé del activista, ha convocado a sus partidarios a salir de nuevo a la calle para exigir la excarcelación. Centenares de agentes antidisturbios han tomado posiciones al caer la noche en los puntos neurálgicos del centro urbano para impedir concentraciones. Según el portal OVDInfo, más de 500 personas habían sido arrestadas en las inmediaciones de la sede judicial durante la jornada, antes y después de la sentencia, una cifra que podría verse incrementada en las próximas horas.

Las embajadas occidentales envían a diplomáticos a seguir el juicio

El juicio a Alekséi Navalni ha generado una expectación internacional inusitada. Las embajadas en Moscú de EEUU, Gran Bretaña y varios estados de la Unión, entre los que se encuentran Alemania, Polonia, Suecia o Austria -pero no España- han enviado al tribunal moscovita a representantes diplomáticos. El gesto ha levantado ampollas en la parte rusa y ha sido valorado como una "injerencia" por la portavoz del Ministerio de Exteriores, Maria Zajárova. Por su parte, el portavoz presidencial, Dmitri Peskov, ha advertido contra los intentos de los Veintisiete de vincular sus relaciones con Rusia al destino que corra el activista. Sería una "estupidez", ha dicho el alto funcionario. El próximo jueves está prevista la llegada del alto representante europeo para la política exterior, Josep Borrell, quien ya ha expresado a las autoridades rusas su deseo de reunirse con el bloguero.

Nada más conocerse la sentencia, países como EEUU, Alemania o Gran Bretaña han exigido la liberación del condenado.