Asalto a la democracia

La UE encabeza la condena internacional al golpe de Estado en Birmania

La Casa Blanca dice sentirse "preocupada" por la situación e insta a volver a la legalidad

La UE, el Gobierno británico y Estados Unidos condenan el golpe de Estado en Birmania. / VÍDEO: EFE

Se lee en minutos

El Periódico

La Unión Europea (UE) ha condenado "enérgicamente" este lunes el golpe de Estado militar en Birmania y la detención de varios miembros de su Gobierno, entre ellos la líder Aung San Suu Kyi, y ha defendido la transición democrática iniciada en el país en el 2011 tras casi medio siglo de dictadura militar. El poderoso Ejército de Birmania gobernó el país entre 1962 y 2011, cuando se inició una transición controlada hacia la democracia.

"Condeno enérgicamente el golpe de Estado en Birmania y pido a los militares que liberen a todos los que han sido detenidos ilegalmente en redadas por todo el país", tuiteó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien ha instado a "respetar el resultado de las elecciones y restablecer el proceso democrático".

En parecidos términos se ha expresado el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, en su cuenta en la red social Twitter: "Condeno enérgicamente el golpe de Estado llevado a cabo por los militares de Myanmar (Birmania) y pido la liberación inmediata de los detenidos". "Los resultados de las elecciones y la Constitución deben ser respetados. El pueblo de Myanmar quiere la democracia. La UE está con ellos", ha añadido el jefe de diplomacia de la Unión Europea.

Poco después, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, retuiteó el mensaje de Borrell y añadió la misma expresión de condena "enérgica". "El Gobierno civil legítimo debe ser restaurado, de acuerdo con la Constitución del país y las elecciones de noviembre", reclamó la jefa del Ejecutivo comunitario, al tiempo que pidió "la liberación inmediata e incondicional de todos los detenidos".

El Ejército de Birmania ha arrestado a un número indeterminado de políticos, entre ellos la jefa de facto del Gobierno, la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi y el hasta hoy presidente birmano, Win Myint, además de varios ministros y dirigentes del partido gubernamental. Posteriormente, declaró el estado de emergencia y tomó el control del país, donde ha habido cortes de las comunicaciones y de internet.

El primer ministro británico, Boris Johnson, también se ha sumado a la condena del golpe militar en Birmania y la detención de civiles y de la líder birmana, Aung San Suu Kyi. "Condeno el golpe y el encarcelamiento de civiles, incluida Aun San Suu Kyi, en Birmania. El voto del pueblo debe ser respetado y los líderes civiles liberados", tuiteó el jefe del Gobierno.

China pide defender el marco legal

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China también ha expresado su deseo que la situación creada por el golpe de Estado militar en Birmania se resuelva "dentro del marco constitucional y legal". "Esperamos que todas las partes gestionen sus diferencias dentro del marco legal y constitucional, y mantengan la estabilidad política y social", ha declarado el portavoz de la cancillería Wang Wenbin durante la rueda de prensa diaria.

Te puede interesar

La Casa Blanca también aseguró el domingo estar "alarmada" por los acontecimientos en Birmania y pidió a los militares que liberen a los políticos detenidos y se adhieran a los principios democráticos y advirtió de que tomarán "acciones" si usurpan el poder. En un comunicado emitido esta noche, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, indicó que están "alarmados por las informaciones de que los militares birmanos han dado pasos para minar la transición democrática en el país" y confirmó que el presidente Joe Biden ha sido informado sobre los últimos acontecimientos, incluida la detención de la jefa de facto del Gobierno, la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

"Reafirmamos nuestro fuerte apoyo a las instituciones democráticas birmanas y, en coordinación con nuestros socios regionales, urgimos a los militares y a todos las otras partes a adherirse a las normas democráticas y al imperio de la ley y a liberar a los detenidos hoy", añade el comunicado.