Crisis sanitaria

Las trampas con la vacuna en otros países del mundo

Con el inicio de la campaña de vacunación contra el covid en todo el mundo, marcada en general por la lentitud exasperante mientras aumentan las cifras de fallecidos, han llegado también los casos de trato de favor a políticos y altos cargos institucionales a la hora de inocularse el tratamiento.

Una imagen de la vacuna contra el covid-19 de la compañía farmacéutica británica AstraZeneca.

Una imagen de la vacuna contra el covid-19 de la compañía farmacéutica británica AstraZeneca. / JUSTIN TALLIS (AFP)

Se lee en minutos

El Periódico

Francia

"Con mucho gusto me habría vacunado al principio de la campaña, para dar ejemplo […] Pero no quisiera que esto se interpretara como trato especial". Con esta declaración de principios, el primer ministro francés, Jean Castex, dejó claro el pasado mes de diciembre que las primeras dosis de la vacuna contra el covid-19 están reservadas al público prioritario. Si bien esta estrategia evitó cualquier polémica sobre eventuales tratos de favor durante la campaña de vacunación, no pudo impedir otro debate: la responsabilidad de las autoridades francesas de "dar ejemplo" a sus conciudadanos, especialmente reticentes a vacunarse.

Por ahora, ni Emmanuel Macron ni ningún miembro de su Gobierno han recibido la primera dosis del suero contra el coronavirus. "[Me vacunaré] cuando tenga sentido y se ajuste a nuestra estrategia. Pero no quiero hacer lo contrario de lo que recomiendo a la población", explicó el presidente francés en una entrevista concedida a Brut, tratando de acallar las críticas de quienes consideran indispensable la imagen del mandatario recibiendo la vacuna.| IRENE CASADO

Reino Unido

Brendan Clarke-Smith, un diputado conservador de 40 años, es la única persona conocida que se ha saltado la cola y ha recibido la vacuna del covid, reservada a los grupos prioritarios en el Reino Unido. La dosis le fue suministrada después de colaborar durante media jornada como voluntario en un hospital de su distrito electoral en Nottinghamshire. Lo ocurrido es un caso aislado hasta ahora y no ha provocado controversia.

El político inglés justificó la inoculación alegando que quería dar ejemplo de que la vacuna era segura y, más importante aún, porque la dosis sobraba al final de la jornada. De no ponérsela se iba a desperdiciar y eso va en contra de la recomendación de las autoridades. Chris Whitty el asesor médico del Gobierno, afirma que es lo correcto el que gente como los médicos "se aseguren de que se utiliza cada vacuna" y es lo acertado que, de manera individual, tomen decisiones para "maximizar el número de personas vacunadas", especialmente como la de Pfizer, que una vez descongelada tiene un tiempo limitado para su uso. | BEGOÑA ARCE

Bélgica

Hasta el martes, Bélgica había vacunado únicamente a 212.618 personas, según el instituto público Sciensano, lo que significa el 1,85% de la población, o el 2,31% si se tiene en cuenta únicamente a los mayores de 18 años, aunque solo 683 personas han recibido las dos dosis del antídoto necesarias para garantizar la inmunización. Unas cifras que confirman la extremada lentitud con la que avanza un plan de vacunación que no ha generado polémica ni ha destapado casos de políticos saltándose el orden de prioridad establecido por el Ejecutivo federal.

Es decir, la campaña de vacunación ha arrancado con las personas mayores y el personal de las residencias de ancianos, al que seguirá el personal sanitario de los hospitales, en riesgo elevado de contaminación, así como otros miembros del personal de los hospitales y servicios sanitarios, incluidos especialistas que trabajan en el ámbito de la prevención. Una vez vacunados estos grupos, pasará a vacunarse a las personas mayores de 65 años, a las personas mayores de 45 años con otras enfermedades y al personal que ejerce funciones sociales y/o económicas esenciales, una lista que todavía está por determinar.| SILVIA MARTÍNEZ

Portugal

Portugal iniciará la vacunación de los altos cargos políticos a partir de la semana que viene. Un plan que incluye al presidente de la República, al propio primer ministro, a miembros destacados de su Gabinete -cinco ministros han dado positivo en los últimos días-, diputados del Parlamento y representantes de las cámaras municipales. El secretario de Estado de Salud, António Lacerda Sales, aseguró que se trata de algo "normal" teniendo en cuenta "el grado de responsabilidad" que supone el momento actual, que se suma a la presidencia portuguesa de la UE. 

La medida ha despertado las críticas del sector sanitario y de partidos políticos. El jefe de la oposición, Rui Rio, la ha tachado de "exagerada", mientras que los líderes de otros partidos parlamentarios han renunciado directamente a la vacuna. Se trata de un "pésimo ejemplo", aseguran, ya que todavía no están vacunados grupos de riesgo como los mayores de 80 años, las personas con patologías graves o los sanitarios del sector privado. "Es inadmisible que los que están en contacto directo con los pacientes sean pasados por alto en favor de los que ocupan cargos políticos", ha criticado la Orden de Enfermeros. |LUCAS FONT

Alemania

A finales del pasado diciembre, el ministro federal de Sanidad, el democristiano Jens Spahn, firmó un decreto que establecía la estrategia de vacunación en Alemania. Fue elaborado en coordinación con expertos del Instituto Robert-Koch. El decreto establece cuatro grupos de ciudadanos: el grupo 1 tiene máxima prioridad, y el cuarto, mínima. El primer grupo está conformado por aquellas personas que tienen 80 o más años, trabajadores de sanitarios y de residencias de ancianos.

El segundo lo conforman personas de entre 70 y 79 años, personas con demencia, algún tipo de minusvalía mental, que haya sufrido un trasplante, que estén a cargo de una persona de riesgo como la antes mencionada, y miembros de las fuerzas de seguridad, entre otros. En el tercer grupo destacan personas de entre 60 y 69 años, que padezcan una enfermedad crónica como diabetes o VIH, "con una posición relevante en instituciones estatales, especialmente en los órganos constitucionales, gobiernos y administraciones". Esto último incluye a miembros del Gobierno federal y regionales, así como a diputados de los diferentes parlamentos.

A pesar de que algunos políticos, como el excandidato a la presidencia de la CDU Friedrich Merz haya dicho públicamente que los representantes políticos deberían ser los primeros en recibir una vacuna para dar ejemplo al resto de la sociedad, lo cierto que es hasta ahora ningún cargo público (tampoco la cancillera Merkel) se ha vacunado en público. Tampoco ha trascendido que lo hayan hecho de forma privada.

La lentitud con la que se están distribuyendo las dosis de las diferentes vacunas (hasta el pasado 25 de enero poco más de un millón 600 mil personas habían sido inmunizadas en Alemania), hace que todavía queden muchas personas de los dos primeros grupos prioritarios por recibir la vacuna, y estos no incluyen a los políticos ni a los representantes públicos. |ANDREU JEREZ

 

Italia

La campaña italiana de vacunación señaló desde el comienzo algunos grupos prioritarios que deben recibir la vacuna antes que el resto, básicamente médicos y sanitarios que están en primera línea en la lucha contra el covid y ancianos de residencias. Sin embargo, casi en la inmediatez, ha ocurrido lo mismo que en España: ha habido un número sin determinar de personas que obtuvieron la inyección ‘colándose', entre ellos alcaldes, funcionarios e, incluso, sacerdotes. Tanto que en algunas localidades -por ejemplo, en la provincia siciliana de Ragusa, donde se llegaron a contar cuatro exalcaldes que ya recibieron la primera dosis-, los carabineros han tenido que abrir una investigación sobre el asunto. Dicho esto, varios ya han argumentado que las dosis en cuestión "sobraban", o que se vacunaron "para dar ejemplo". Eso sí, a causa de la decisión de Pfizer de recortar las entregas a distintos países europeos, entre ellos Italia, estos ahora podrían no recibir la segunda dosis, según han filtrado las autoridades italianas.| IRENE SAVIO

Estados Unidos

La campaña de vacunación en Estados Unidos también está generando sus dosis de controversia por el tratamiento preferencial que se ha dado a los políticos. Si bien pocos discuten que se dé prioridad a las principales autoridades del país, la decisión de vacunar en los primeros compases de la campaña al medio millar de congresistas y a decenas de gobernadores ha levantado ampollas entre los sanitarios y trabajadores de primera línea que, en muchos casos, siguen esperando su turno a pesar de la prioridad que les concedieron las autoridades sanitarias. Particularmente polémica ha sido la vacunación de varios republicanos que han minimizado sistemáticamente la gravedad del virus y se han negado a utilizar la mascarilla. 

Te puede interesar

En algunos estados se ha vacunado además a las esposas de los gobernadores y a sus predecesores en el cargo, una medida que ha levantado polémica. También están en el punto de mira los ricos, después de que trascendiera que algunos están donando miles de dólares a los hospitales para acceder a la vacuna sin esperar turno. Paralelamente, en estados como Florida, se ha disparado el turismo sanitario de latinoamericanos mayores de 65 años que llegan para vacunarse aprovechando que no hay que ser residente para acceder a la inmunización.| RICARDO MIR DE FRANCIA