crisis sanitaria global

El Reino Unido es el primer país europeo en superar los 100.000 muertos por el covid-19

  • El primer ministro, Boris Johnson, afirma que asume la "total responsabilidad" por las políticas de su gobierno contra la pandemia

  • El ministro de Sanidad, Matt Hancock, califica la cifra de "abrumadora" y el líder de la oposición laborista, Keir Starmer, de "tragedia nacional"

Un ambulancia pasa junto a un cartel urbano con consignas sobre las precauciones contra el covid-19.

Un ambulancia pasa junto a un cartel urbano con consignas sobre las precauciones contra el covid-19. / Facundo Arrizabalaga / Efe

1
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

El Reino Unido ha superado este martes la luctuosa barrera de los 100.000 muertos por coronavirus, según el moderado cómputo oficial del Gobierno. El balance de víctimas mortales en el país por la pandemia es el peor de Europa y uno de los peores del mundo. “Es difícil poder expresar todo el dolor que encierra esta desoladora estadística”, ha declarado el primer ministro, Boris Johnson, al anunciar la simbólica cifra. “Asumo la total responsabilidad”, agregó. “Es una tragedia nacional” se ha lamentado el líder de la oposición laborista Keir Starmer.

 Hace diez meses, al inicio de la epidemia, el asesor científico del gobierno Patrick Wallace había indicado que si la pandemia se saldaba con 20.000 muertos sería “un buen resultado”. Esa cifra es ahora cinco veces más alta y lo peor está lejos de haber concluido. El último día se han registrado otras 1.631 muertes y de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadística la cifra de 100.000 muertes por el covid-19 ya se superó el pasado 7 de enero, con lo que el número real de óbitos rondaría los 120.000.

Goteo de errores

Noticias relacionadas

 “Lamento profundamente cada una de las vidas que se han perdido y, por supuesto como primer ministro, asumo total responsabilidad de todo lo que ha hecho el gobierno” afirmó Johnson en la más lúgubre rueda de prensa desde que comenzó la crisis.  El primer ministro promete “aprender de la lección” tras un goteo interminable de errores, como el fracaso de las pruebas de diagnóstico, o el rastreo de los contactos. La nueva variante británica del virus, mucho más contagiosa y virulenta ha empeorado este invierno aún más la situación , elevando a más de mil cada día la cifra de víctimas mortales. 

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, por su lado, ha calificado de "abrumadora" la cifra de fallecidos, y ha alertado de que todavía queda por recorrer "un duro periodo". "Entiendo lo duro que ha sido el último año, pero también conozco lo sólida que es la determinación de los ciudadanos británicos y hasta que punto han estado unidos para superar esto", ha añadido Hancok en un comunicado.