LA PANDEMIA EN EUROPA

La UE pide restringir los viajes no esenciales para frenar las nuevas variantes

  • Los líderes europeos abordan por novena vez desde la irrupción de la pandemia del covid-19 cómo reforzar su coordinación

  • El ECDC alerta de un aumento de la presión en los hospitales europeos por las nuevas variantes del coronavirus y pide medidas más estrictas

  • El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, apuesta por evitar "medidas unilaterales" que pongan en riesgo la integridad del mercado único

Angela Merkel.

Angela Merkel. / RAINER KEUENHOF POOL

Se lee en minutos

La clave está en las vacunas y en acelerar las vacunaciones pero mientras llegan los antídotos prometidos por las farmacéuticas y se inmuniza a la población, las nuevas variantes del virus –más contagiosas- siguen propagándose en el continente europeo a un ritmo "preocupante". Hasta el punto de que el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ha alertado de que la probabilidad de que haya transmisión comunitaria es “muy elevado” y que “probablemente” llevará a un aumento de las infecciones, a más hospitalizaciones y a más muertes.

La advertencia ha coincidido con una nueva videoconferencia de los jefes de estado y de gobierno de la Unión Europea, la primera del año, para hablar de cómo frenar la propagación de las tres variantes detectadas en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil. La discusión ha servido para exponer malestar entre algunos dirigentes por el retraso en la entrega de vacunas de BioNTech/Pfizer y la transparencia del suministro, subrayar la necesidad de aumentar la producción y garantizar la distribución de las vacunas.

También ha puerto de relieve el poco apetito por crear un certificación de vacunación para facilitar los desplazamientos, como reclama Grecia, aunque sí como documento médico; y necesidad de restringir los viajes no esenciales, aunque sin llegar a cerrar fronteras como en marzo pasado, como vía para frenar la propagación de unas variantes del covid19 que han encendido todas las luces rojas en la UE.

"Estamos convencidos de que tenemos que mantener las fronteras abiertas para mantener el buen funcionamiento del mercado interior" pero "al mismo tiempo también estamos convencidos de que deben considerarse las restricciones a los viajes no esenciales”, ha indicado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, tras la reunión. "Todos los viajes no esenciales deben evitarse tanto dentro de la UE como a terceros países", ha defendido también la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, partidaria de introducir una nueva categoría de riesgo rojo oscuro, para zonas con alta circulación de las nuevas variantes. Para viajar desde estas zonas o países, la Comisión Europea presentará una recomendación en los próximos días que incluirá test negativos y cuarentenas.

Tras la reunión, algunos países ya han anunciado algunas medidas. Francia impondrá a partir del domingo a los viajeros de otros países europeos la presentación de un test PCR realizado 72 horas antes de la salida. Esta obligación no afecta a los viajes esenciales, como los de los trabajadores fronterizos.

Variantes más contagiosas

La situación, según han reconocido ambos mandatarios europeos, es grave. De hecho, el último análisis del ECDC alerta de que el aumento de las infecciones incrementará la presión sobre unos hospitales ya saturados. Ante esta situación, este organismo ha recomendado reforzar la vigilancia, acelerar las vacunaciones entre los grupos de alto riesgo, evitar los viajes no esenciales, utilizar test y cuarentenas, y teniendo en cuenta que los grupos de población que más transmiten la enfermedad no serán vacunados hasta dentro de meses, actuar con cautela y adoptar medidas “todavía más estrictas”, particularmente entre zonas con mayor incidencia de las nuevas variantes.

“Estamos en una situación ligeramente mejor pero la mínima chispa puede hacer aumentar las cifras. Tenemos que evitarlo”, ha dicho el primer ministro belga, Alexander de Croo, cuyo país se plantea este viernes prohibir los viajes no esenciales. “La mutación es una amenaza. Es mucho más contagiosa que la del año pasado y esto hace más difícil controlar la pandemia. Urjo a todo el mundo a tomárselo con seriedad. De lo contrario será difícil evitar una tercera ola”, ha insistido la cancillera, Angela Merkel, que ha puesto sobre la mesa una batería de propuestas para endurecer las restricciones han recibido el apoyo de Bélgica, Países bajos o Austria. Su primer ministro, Sebastian Kurz, ha urgido a acelerar la aprobación de nuevas vacunas como la de AstraZeneca, que podría llegar el 29 de enero y que podría empezar a distribuirse a mediados de febrero.

Vacunaciones en España

Te puede interesar

El presidente Pedro Sánchez, por su parte, ha explicado que las vacunaciones en España avanzan a buen ritmo, que está preparada para recibir más, y que confían en alcanzar los objetivos de vacunación propuestos por Bruselas esta semana, de inmunizar al 80% de los mayores de 80 años y al 80% de los trabajadores sociales y sanitarios para marzo y el 70% de la población para verano. En cuanto a la movilidad, España ha defendido evitar "medidas unilaterales" para mantener la integridad del mercado único y el espacio Schengen y se ha mostrado partidario del certificado de vacunación europeo.

Paralelamente a este debate, los Veintisiete se han comprometido a reconocer las pruebas de antígenos, mucho más rápidas que los test PCR, en el diagnóstico del covid19 que haya sido validadas en otros Estados miembros. Para ello tendrán que cumplir unos requisitos mínimos, entre ellos contar con una sensibilidad igual o superior al 90%. Antes de poder ser utilizadas, Gobiernos, Comisión y ECDC deberán ponerse de acuerdo sobre una lista común y actualizada de las pruebas que consideren adecuadas.