Consecuencias del divorcio

Protesta de camioneros en Londres por el parón en las exportaciones fruto del Brexit

Profesionales dedicados al transporte de marisco aparcan en las inmediaciones de Downing Street

Un camión circula por Downing Street con un mensaje contra el gobierno.

Un camión circula por Downing Street con un mensaje contra el gobierno. / TOLGA AKMEN

Se lee en minutos

Begoña Arce

Al menos una veintena de camioneros dedicados al transporte de marismo y pescado han aparcado sus vehículos en las inmediaciones de la residencia oficial del primer ministro, Boris Johnson, en Downing Street y en las proximidades del Parlamento, en el centro de Londres. En los camiones pueden leerse slogans como "Brexit carnicería" y "la incompetencia del gobierno destruye la industria del marisco". La policía ha estado pidiendo la documentación a los conductores. 

La protesta pacífica se produce a causa de los grandes problemas para exportar sus productos a Europa a consecuencia de la entrada en vigor del Brexit. Muchos pescadores escoceses se encuentran con que no han podido exportar sus productos a los mercados europeos desde principios de año debido a la introducción de certificados para las capturas, controles sanitarios y declaraciones de aduanas. La lentitud de todos estos procesos hace imposible que su delicada mercancía pueda ser servida a tiempo, lo que ha llevado a multitud de cancelaciones de pedidos. 

400 páginas de documentación

"Creemos decididamente que el sistema puede potencialmente colapsarse" afirma Gary Hodgson, director de la firma Venture Seafoods. Su firma exporta langostas y cangrejos, vivos y procesados, a países de la UE, una mercancía que debe ser transportada rápidamente. “El primer ministro necesita ser honesto con nosotros, con el mismo y con los británicos sobre los problemas del sector”, declaró Hodgson a la agencia Reuters. Su firma, asegura ha tenido que cancelar desde diciembre varios camiones debido a lo complejo de los trámites burocráticos, ya que cada entrega necesita 400 páginas de documentación. Lo que reclaman es un sistema más simple y rápido con el papeleo, al tiempo que denuncian la carencia se suficientes agentes de aduanas a ambos lados del Canal de la Mancha. Un portavoz de Johnson ha respondido que “se trata de un buen acuerdo para la pesca”, aunque están dispuestos a contemplar “problemas temporales”. El primer ministro, según el portavoz, ha hablado durante el fin de semana con representantes del sector. 

Coste astronómico

Te puede interesar

Los nuevos controles aduaneros pueden llevar hasta 30 horas y en el caso de productos perecederos tan delicados, las pérdidas son tan elevadas que la exportación no tiene sentido. Los pescadores piensan que si no se halla una solución el sector del marismo en las costas escocesas está acabado. “El tiempo es esencial. Este sistema no funciona con crustáceos vivos”, ha declarado Allan Miller, director general de la firma de exportación AM Shellfish. “En este momento tenemos que cargar un día antes. Tenemos que esperar a que nos devuelvan los documentos de aduanas antes de que puedan salir los camiones. Después hay controles veterinarios en los productos de cada cliente. El coste que esto implica es astronómico”.  

 

Temas

Brexit