Análisis

Angela Merkel: un gran futuro que ya es un gran pasado

Durante 16 años, la cancillera ha gobernando la economía más pujante de Europa, ha sido líder indiscutida de su partido y un factor de unión y estabilidad de la UE

Angela Merkel en una sesión del Bundestag ayer miércoles.

Angela Merkel en una sesión del Bundestag ayer miércoles. / Michele Tantussi / Reuters

3
Se lee en minutos
Rosa Massagué
Rosa Massagué

Periodista

ver +

Otoño de 1990. Una Alemania que vivía una reunificación exprés se disponía a conmemorar el primer aniversario de la caída del muro de Berlín. El entonces Gobierno de Bonn mostraba a unos periodistas cómo se desmoronaban los muros físicos, políticos y psicológicos que se habían alzado desde el Báltico hasta la entonces Checoslovaquia. En Berlín, el programa de la visita contemplaba entre otros encuentros uno con representantes de la CDU, la Unión Demócrata Cristiana, de la Alemania comunista, la RDA. Se nos informó que entre los asistentes estaría una joven del este con un gran futuro en el partido.

El encuentro tuvo lugar en lo que parecía una sala parroquial donde la severidad luterana se añadía a la sobriedad del socialismo real. Y allí estaba ella. Sentada en un sillón, con la cabeza algo hundida entre los hombros, aspecto monjil y parca en palabras, lo que hacía dudar sobre aquel futuro que se nos anunció. Quien llevaba la voz cantante era Helmut Lück, portavoz de la CDU en el este, eufórico por la velocidad de la reunificación y por la reciente incorporación a las filas democristianas de miembros del partido que fue uno de los arietes de la revuelta anticomunista, Despertar Democrático, como Angela Merkel.

Repasamos los 6 momentos clave del mandato de Merkel.

Que aquella joven causara tan poca impresión dice muy poco de la perspicacia de quien escribe. Por el contrario, dice mucho, muchísimo, de aquella mujer que hoy, tres décadas después, ha estado al frente de la cancillería durante 16 años gobernando la economía más pujante de Europa, ha sido líder indiscutida de su partido, y un factor de unión y estabilidad de la UE. La fórmula del éxito no es otra que la de ejercer la política con una mirada distinta, una mirada humana y de largo alcance, con los pies bien firmes en el suelo, sin sucumbir a la frivolidad o a la arrogancia.

La imagen de aquella joven que parecía a la defensiva en 1990 me la recordó Stefan Kornelius, autor de una biografía autorizada de Merkel, cuando dice que su educación como hija de un pastor protestante en un país oficialmente ateo como Alemania oriental “le enseñó a estar sentada en la mesa, a esperar y a ser consciente de que en cualquier momento podían ser espiados”. Y también cuando el autor cita las propias palabras de la cancillera sobre el silencio: "Aprender cuándo quedarse callada era una gran ventaja en la RDA. Era una de nuestras estrategias de supervivencia".

Signo de solidez

No hay muchos políticos que consideren públicamente la indecisión como una virtud y no un defecto, que analizar detenidamente todos los aspectos de una situación sea signo de solidez y de seguridad. Ella sí. Lo explica otro biógrafo, Matthew Qvortrup, que recoge sus palabras: "Soy bastante buena cuando hay que tomar una decisión, pero necesito un poco de carrerilla y me gusta -si es posible- pensar antes de lanzarme. Siempre me gusta saber qué me pasará, pese a que ello me reste espontaneidad".

A Merkel siempre se le echará en cara, y con razón, su tozuda defensa de la austeridad durante la crisis del euro, actitud que le valió comparaciones caricaturescas con Hitler, un vampiro o Terminator. Pero también es cierto que evitó caer en el mismo error ante la crisis generada por el covid rompiendo el credo que impedía la mutualización de la deuda con la creación de un fondo anticrisis de la UE.

Noticias relacionadas

Y antes, ya había dado una lección de dignidad al permitir, en agosto del 2015, la entrada de refugiados durante la crisis humanitaria originada por la guerra de Siria. Ningún otro país europeo secundó aquel gesto que tuvo un coste político para la cancillera. Sin embargo, impertérrita, y después de medir bien sus palabras en respuesta a un Viktor Orbán que pedía el cierre de fronteras, dijo: "He vivido mucho tiempo detrás de un muro. No es algo que quiero repetir".

He vuelto a ver de cerca a la dirigente en varias ocasiones. Siempre en el Festival de Bayreuth. El día de la inauguración, la cancillera Merkel pisa la alfombra roja y se sienta en el palco de autoridades. Los días siguientes, la ciudadana Merkel ocupa su butaca entre el público. ¡El susto que se llevó un amigo malagueño cuando vio quién tenía a su lado! Y lo muy agradecido que estuvo cuando ella recogió del suelo un documento que se le había caído.