Nueva investigación judicial

Sarkozy investigado por "tráfico de influencias" por sus actividades como asesor al servicio de una aseguradora rusa

  • El expresidente francés habría firmado un contrato de consultoría de tres millones de euros con la firma Reso-Garantia, revela el diario 'Mediapart'

  • La justicia investiga si el exmandatario se dedicó a actividades de lobby potencialmente delictivas en nombre de dos oligarcas rusos

Nicolas Sarkozy, a su llegada a los juzgados el pasado 7 de diciembre.

Nicolas Sarkozy, a su llegada a los juzgados el pasado 7 de diciembre. / MARTIN BUREAU (AFP)

Se lee en minutos

Los líos judiciales continúan para Nicolas Sarkozy. La Fiscalía Nacional Financiera investiga al expresidente francés por "tráfico de influencias" y "blanqueo de crímenes o delitos". En el centro de la investigación: un contrato de consultoría de tres millones de euros firmado por Sarkozy con una compañía de seguros rusa propiedad de dos oligarcas ruso-armenios. Un nuevo affaire que se suma a los múltiples y variopintos problemas judiciales del exmandatario.

Según la información revelada por el diario de investigación 'Mediapart', Sarkozy habría firmado un convenio plurianual con la aseguradora rusa Reso-Garantia, en manos de Sergey y Nikolay Sarkisov, dos hermanos multimillonarios, en 2019. Ambos confirmaron al periódico francés haber contratado al expresidente como "asesor especial" y "presidente del comité asesor estratégico del consejo de administración" de la aseguradora.

¿Consultoría o 'lobbying'?

A principios de 2020, Sarkozy habría recibido un pago de 500.000 euros procedente de Rusia en su cuenta del banco Edmond de Rothschild. Dicha transacción correspondería a parte de su remuneración como consejero especial al servicio de los hermanos Sarkisov. Si bien la institución bancaria no señaló esta transferencia al servicio de inteligencia del Ministerio de Finanzas (Tracfin), sus investigadores descubrieron la existencia de la operación rusa y alertaron a la Fiscalía Nacional Financiera. El pasado verano, la institución judicial decidió abrir una nueva investigación contra Sarkozy.

El objetivo de la justicia es "tratar de determinar si el exjefe de Estado sólo actuó como consultor, lo que sería perfectamente legal, o si se dedicó a actividades de 'lobby' potencialmente delictivas en nombre de los oligarcas rusos", explica 'Mediapart'.

Sergey y Nikolay Sarkisov habrían asegurado al diario que Sarkozy "no está en absoluto implicado en los affaires personales de la familia". "Su trabajo y su equipo están estrictamente limitados a Reso-Garantia […] [en el marco de] grandes proyectos multinacionales, todos ellos de carácter comercial, situados exclusivamente fuera de Francia, y que no implican a ningún gobierno ni agencia gubernamental".

Los intereses de los Sarkisov en Francia

'Mediapart' se interroga sobre la afirmación "fuera de Francia", recordando que Sergey y Nikolay Sarkisov se encuentran entre los hombres más ricos de Rusia, con una fortuna estimada en 1.700 millones de dólares según la revista 'Forbes', y ambos tienen importantes intereses en el Hexágono. "Axa es el segundo mayor accionista de Reso-Garantia y Nikolay posee un enorme patrimonio inmobiliario de lujo en Francia", indica el diario.

Te puede interesar

Los hermanos Sarkisov controlan el 58% del capital de la aseguradora Reso-Garantia, fundada en 1991 y especializada en seguros de automóviles. El gigante de seguros Axa adquirió el 36,7% de su capital en 2008 por la nada desdeñable cifra de 810 millones de euros. Según 'Mediapart', Sergey y Nikolay Sarkisov "pusieron en marcha un tortuoso montaje offshore para realizar esta cesión", "comenzado por crear una sociedad en Chipre […] controlada por una sociedad pantalla matriculada en las Islas Vírgenes Británicas", "uno de los perores paraísos fiscales del planeta", subraya el periódico. 'Mediapart' también indica que Axa es un importante cliente del gabinete de abogados Realyze, cofundado por Nicolas Sarkozy en 1987.

Sea como fuere, este nuevo affaire se suma a la maraña de problemas judiciales que planean sobre los tejemanejes del expresidente, acusado de "corrupción", "asociación de malhechores", "tráfico de influencias", "financiación irregular de campaña electoral", "malversación de fondos públicos" y otros cargos repartidos en diferentes casos en manos de la justicia.