Pena de muerte

Las autoridades federales ejecutan a otro hombre a seis días de la salida de Trump

Cory Johnson fue condenado por participar en siete asesinatos en 1992

Cory Johnson, el ejecutado.

Cory Johnson, el ejecutado. / Policía de Richmond

Se lee en minutos

El Periódico

Las autoridades federales de Estados Unidos ejecutaron el jueves a un extraficante de drogas condenado a muerte por una serie de asesinatos y planean una ejecución final el viernes, cinco días antes de la salida de Donald Trump de la Casa Blanca.

Cory Johnson, un afroamericano de 52 años, recibió una inyección letal en la Penitenciaría Federal de Terre Haute en Indiana y fue declarado muerto a las 11:34 am (04:34 GMT).

En 1992, formó parte de una pandilla que cometió una docena de asesinatos, incluidos miembros de bandas rivales, en el área de Richmond en Virginia. Fue sentenciado por un tribunal federal por su participación en siete de ellos.

Sus últimas palabras fueron para los familiares de sus víctimas. "Quería decir antes que lo sentía, pero no sabía cómo. Espero que encuentren la paz", dijo en particular.

Dustin Higgs, un hombre negro de 48 años condenado por ordenar el secuestro y asesinato de tres mujeres jóvenes cerca de Washington en 1996, correrá la misma suerte el viernes.

Los dos hombres habían contraído covid-19 en diciembre y un juez decidió el martes posponer sus ejecuciones durante varias semanas.

El tribunal había estimado que sus pulmones no estaban completamente recuperados y la inyección de pentobarbital podía causarles sufrimientos contrarios a la Constitución, que prohíbe las sentencias "crueles", pero un tribunal de apelaciones anuló esta decisión el miércoles y la Corte Suprema falló a su favor el jueves por la noche.

También rechazó otra apelación de los abogados de Cory Johnson que se ocupaba de su discapacidad intelectual. "Cory no tenía las facultades para ser el" capo de la droga "que el gobierno ha retratado falsamente durante casi 30 años. Apenas podía leer y escribir", escribieron Donald Salzman y Ronald Tabak, lamentando en un comunicado su ejecución, según ellos "contraria a la Constitución".

"Deshonra"

La Corte Suprema fue reformada radicalmente por Donald Trump y ahora seis de sus nueve jueces son conservadores, de modo que, durante meses, han dado luz verde sistemática a la administración republicana en los casos de pena capital.

El presidente republicano, ferviente partidario de la pena de muerte, al igual que sus votantes más conservadores, ha ignorado por su parte todas las solicitudes de indulto que le han dirigido los condenados.

A diferencia de los estados que han suspendido las ejecuciones desde el inicio de la pandemia para minimizar los riesgos de propagación del virus, su administración reanudó en julio, después de una pausa de 17 años, las ejecuciones federales y desde entonces las ha seguido a un ritmo nunca visto.

Doce estadounidenses han recibido inyecciones letales en Terre Haute desde el verano, incluido Johnson y, por primera vez en casi 70 años, una mujer, ejecutada el martes a pesar de las dudas sobre su salud mental.

El presidente electo Joe Biden, que prestará juramento el miércoles, se opone a la pena de muerte y ha prometido trabajar con el Congreso para tratar de abolirla a nivel federal.

Los parlamentarios demócratas presentaron el lunes un proyecto de ley a tal efecto. Su partido ha recuperado el control del Senado y podría salir adelante.

Te puede interesar

Los esfuerzos de la administración republicana por llevar a cabo las ejecuciones tan cerca de la transferencia del poder han generado fuertes críticas entre los defensores de los derechos humanos.

"El viernes habría sido el cumpleaños número 92 de mi padre y nada deshonraría tanto su legado como estas ejecuciones", escribió Martin Luther King III, hijo del líder del movimiento de derechos civiles asesinado en 1968, en el Washington Post. "Ya se han perdido demasiadas vidas negras debido a la violencia policial y la pandemia", agregó, destacando las fuertes disparidades raciales en el corredor de la muerte federal, donde más de la mitad de los reclusos son negros.