Tensión en EEUU

Melania Trump condena el asalto al Capitolio en una carta a los estadounidenses

  • "La violencia nunca es aceptable", afirma la primera dama de EEUU en una misiva colgada en la web de la Casa Blanca

  • Reconoce la "pasión" derivada de las elecciones, pero pide respeto frente a las discrepancias

Melania Trump, en una imagen de archivo.

Melania Trump, en una imagen de archivo. / LUCA BRUNO (AFP)

1
Se lee en minutos
El Periódico

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, ha roto este lunes su silencio para "condenar absolutamente" el asalto del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos. "El país debe sanar de una forma civilizada (...), la violencia nunca es aceptable", ha subrayado en una carta colgada en la web de la Casa Blanca.

El asalto suscitó una cascada de dimisiones en el seno de la Administración, también en la oficina de Melania Trump, que perdió a su jefa de gabinete en las horas posteriores al episodio violento. La primera dama, sin embargo, se ha mantenido al margen de los exabruptos del presidente, que incluso ha confirmado que no acudirá a la toma de posesión de su sucesor, Joe Biden.

Melania Trump ha aprovechado la misiva para hacer balance de sus cuatro años en la Casa Blanca -"el honor de mi vida", ha dicho- recordando emergencias como la pandemia del covid-19 -el "enemigo invisible"-, y agradeciendo las historias inspiradoras que se ha encontrado. También ha dicho estar "orgullosa" del respeto a la libertad de expresión, apelando a la ciudadanía a pararse a pensar siempre para "ver las cosas desde otras perspectivas".

"Ruego a las personas que detengan la violencia, que nunca hagan suposiciones en virtud del color de la piel ni usen la diferencia de ideologías políticas como base para la agresión y la crueldad. Debemos escucharnos los unos a los otros, centrarnos en lo que nos une y sobreponernos a lo que nos divide", ha añadido, en una misiva en la que también ha lamentado el fallecimiento de seis personas en el asalto.

Noticias relacionadas

En este sentido, ha considerado "inspirador" que "muchos" estadounidenses acudiesen con "pasión y entusiasmo" a votar en las elecciones de noviembre, pero cree que hay límites: "No debemos permitir que esa pasión se convierta en violencia".

La esposa del presidente norteamericano ve "vergonzoso" que, a raíz del incidente protagonizado por seguidores de su marido, surgiesen "cotilleos lascivos" y "acusaciones infundadas" sobre ella, sin entrar en más detalles a este respecto.