Tensión en EEUU

El arresto de un líder de la extrema derecha calienta la protesta pro-Trump en Washington

  • Enrique Tarrio, de los Proud Boys, quemó una pancarta con el eslogan Black Lives Matter y llevaba cargadores de munición

  • La marcha coincide con la votación en el Congreso para certificar la victoria de Biden

El líder de los Proud Boys, Enrique Tarrio, durante la manifestación del pasado 12 de diciembre en Washington.

El líder de los Proud Boys, Enrique Tarrio, durante la manifestación del pasado 12 de diciembre en Washington. / GAMAL DIAB (EFE)

2
Se lee en minutos
Ricardo Mir de Francia
Ricardo Mir de Francia

Periodista

ver +

La capital de Estados Unidos se prepara para afrontar este miércoles otra jornada de alta tensión, a raíz de la manifestación organizada por los seguidores del presidente Donald Trump para protestar contra el desacreditado fraude en las elecciones de noviembre. La concentración coincidirá con la votación en el Congreso para certificar el resultado de los comicios, un trámite que ha adquirido en esta ocasión un interés desmedido ante la intención confesa de más de un centenar de congresistas republicanos y una docena de senadores de objetar el recuento del Colegio Electoral para tratar de revertir la victoria de Joe Biden. No se espera que la maniobra fructifique, pero servirá para mantener vivo el espejismo del fraude y restar legitimidad al nuevo presidente electo, que tomará posesión del cargo el próximo 20 de enero.

Washington se ha blindado para la ocasión, ante el temor de que se repitan los encontronazos violentos entre grupos de extrema derecha y contramanifestantes que empañaron una protesta similar a mediados de diciembre. Aquella jornada transcurrió de forma pacífica hasta que cayó la noche y se disolvió el grueso de los miles de personas que participaron en la concentración. Esta vez las autoridades locales han desplegado a 300 militares de la Guardia Nacional, que reforzarán a la policía metropolitana y otras agencias de seguridad para mantener la seguridad. "Hay gente que quiere venir a nuestra ciudad armada", ha advertido el jefe de la policía local, Robert Contee.

Grupo violento

Sus agentes arrestaron el lunes a Enrique Tarrio, líder de los Proud Boys, un grupo violento que el FBI vincula al supremacismo blanco y que se arrogado al papel de guardia pretoriana de Trump. Tarrio fue arrestado por los incidentes de diciembre. Se le acusa de destrucción de la propiedad, después de que el mismo reconociera en una entrevista haber quemado una pancarta con el eslogan Black Lives Matter que colgaba de una iglesia negra, y de acarrear dos cargadores de munición de alta capacidad. En toda la ciudad está prohibido el despliegue de armas a cargo de la población civil.

Noticias relacionadas

Pocas horas antes de su detención Tarrio escribió en las redes que los Proud Boys, a los que Trump pidió en septiembre que dieran un paso atrás y se preparasen para actuar, participarán en masa en la manifestación, pero esta vez lo harán sin vestir de negro y amarillo, colores que combinan con el uso de chalecos tácticos y cascos. "Iremos de incógnito y nos desplegaremos por Washington en pequeños grupos".

El presidente lleva semanas promoviendo la manifestación, que quiere que sea "salvaje", y ha sugerido que participará en ella. "Allí estaré. Día histórico", afirmó este pasado fin de semana.