Sentencia

Cadena perpetua para el terrorista ultra que atacó la sinagoga de Halle

  • El fallo califica a Stephan Balliet, un ultra de 28 años, de "peligro" para la sociedad
  • El condenado cumplirá al menos 15 años de cárcel y no podrá optar a la libertad condicional
Stephan Balliet, durante el juicio por el atentado contra la sinagoga de Halle.

Stephan Balliet, durante el juicio por el atentado contra la sinagoga de Halle. / FILIP SINGER (EFE)

2
Se lee en minutos
Andreu Jerez
Andreu Jerez

Periodista

ver +

La Audiencia de Naumburgo ha impuesto al ultraderechista Stephan Balliet la pena más dura que puede imponer un juzgado alemán: cadena perpetua por doble asesinato, por intento múltiple de homicidio y por un delito de la incitación a la xenofobia. 

La sentencia supone al menos 15 años de prisión para este joven alemán de 28 años que en octubre del pasado año intentó provocar un baño de sangre en la sinagoga de Halle – una pequeña ciudad del este del país – durante la celebración de la fiesta judía de Yom Kipur. La defensa todavía puede apelar la sentencia, que básicamente asume la tesis presentada por la fiscalía al inicio del proceso.

Armado hasta los dientes con fusiles y granadas, el terrorista fue incapaz de tumbar la puerta del templo religioso – dentro del cual había 50 personas –, por lo que comenzó a disparar en plena calle contra quien se le cruzaba en el camino. Finalmente asesinó a una mujer que transitaba por la zona y a un joven que se encontraba dentro un restaurante turco situado cerca del templo. En su huida dejó además cuatro personas más heridas, hasta que la policía acabó deteniendo al atacante horas después del inicio del atentado. 

El terrorista emitió en directo todo el atentado en directo a través de la plataforma digital Twitch, un modelo de ataque supremacista muy similar al cometido meses antes en Christchurch – Nueva Zelanda – contra dos mezquitas y que dejó más de 50 muertos.

“Ataque cobarde”

Noticias relacionadas

Durante la lectura en voz alta de la sentencia, la presidenta del tribunal calificó repetidamente de “ataque cobarde” el atentado de Balliet, que escuchó sin inmutarse la condena a cadena perpetua mientras tomaba notas. Al considerar a este defensor confesor de posturas ultraderechistas, antisemitas y xenófobas un “peligro” para la sociedad, el tribunal le retira la opción de libertad condicional en el trascurso del cumplimiento de la condena.

La sentencia ha sido saludada por diferentes instancias políticas del país, que ven en ella una señal de la fortaleza institucional de la República Federal contra el antisemitismo y la xenofobia. Alemania ha sido escenario de varios ataques de corte supremacista y xenófobo en los últimos tiempos – como el de Halle, cometido en febrero de este año y que dejó nueve asesinados –. Ello ha llevado al Ministerio federal de Interior a calificar la violencia ultraderechista el fenómeno más peligroso para la seguridad y la convivencia en el país.

Temas

Alemania