Negociación 'in extremis'

La UE y el Reino Unido se dan hasta el domingo para decidir si es posible un acuerdo

Las tres horas de reunión entre la presidenta Ursula von der Leyen y el primer ministro británico Boris Johnson no han permitido desbloquear la negociación

Boris Johnson saluda, este miércoles, antes de reunirse con Von der Leyen.

Boris Johnson saluda, este miércoles, antes de reunirse con Von der Leyen. / AFP

Se lee en minutos

La cena de trabajo de tres horas celebrada este miércoles entre la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro británico, Boris Johnson, no ha servido para desatascar las negociaciones del futuro acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido. Ambos dirigentes no tiran, sin embargo, la toalla y han acordado que sus respectivos equipos, con Michel Barnier y David Frost al frente, seguirán negociando en los próximos días y que tomarán una decisión sobre si el domingo.  

“Hemos tenido una discusión animada e interesante sobre la situación de las cuestiones pendientes. Entendemos nuestras respectivas posturas” pero “siguen estando muy separadas”, ha admitido von der Leyen en un breve comunicado emitido por la Comisión Europea. “Los equipos deberán volverse a reunir de forma inmediata para tratar de resolver estos problemas” y “tomaremos una decisión al final del fin de semana”, concluye la declaración.

Fuentes del Gobierno británico han concretado también que el domingo será el día en que deberán tomar “una decisión firme” sobre el futuro de las relaciones entre ambos bloques. Al igual que la Comisión Europea, estas fuentes han reconocido que la brecha entre ambas partes sigue siendo grande y que, de momento, no está claro si serán capaces de superar los obstáculos pero que “el primer ministro no quiere dejar ningún camino a un posible acuerdo sin testar”.

Tres grandes escollos por resolver

Tanto Johnson, que ha llegado a la sede de la Comisión Europea hacia las ocho de la tarde y se marchaba pasadas las once, como von der Leyen están dispuestos a apurar todas las posibilidades para identificar posibles soluciones a los tres grandes escollos que impiden el acuerdo: la pesca, la gobernanza y las reglas para una competencia justa. El problema es que apenas quedan tres semanas para que expire el período transitorio, el 31 de diciembre de 2020, y que las negociaciones están ya en tiempo de descuento. “Vamos a ver a lo que llegamos en el curso de los próximos dos días, pero creo que la posición del gobierno del Reino Unido es que queremos implicarnos a cualquier nivel, político, o de otro tipo. Vamos a intentarlo todo”, ha garantizado Johnson antes del encuentro.

Noticias relacionadas

La visita de Johnson se produce en vísperas del último Consejo Europeo del año. Aunque el presidente Charles Michel ha cerrado la puerta a un posible debate y a una negociación en la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, que se celebra este jueves y viernes en Bruselas, es evidente que el asunto se colará en la agenda. “La intención no es discutir esta cuestión” aunque “la presidenta de la Comisión Europea nos informará sobre el estado de las negociaciones”, ha anunciado en su carta de invitación a los líderes europeos. Una postura que cuenta con el aval de distintas delegaciones. “El plazo es muy ajustado pero no hay razón para que el Consejo Europeo debata”, sostiene un diplomático que considera indispensable que la Comisión Europea ponga sobre la mesa medidas de contingencia ante un eventual fracaso de las negociaciones.

“No quiere decir que la UE renuncie al acuerdo pero es una cuestión de responsabilidad. Estas medidas son legislativas y hay que hacerlas mientras sea posible”, aseguran las mismas fuentes que esperan que el Ejecutivo comunitario de pasos en este sentido antes del inicio de la cumbre. Según la agencia Bloomberg, la intención de Bruselas es presentar planes de contingencia en relación al transporte para garantizar la conectividad básica por aire y por carretera durante seis meses, siempre y cuando Londres haga lo mismo. También habrá propuestas para cubrir el transporte ferroviario.