Fertilidad

Un bebé bate un récord al nacer de un embrión congelado durante 27 años

El éxito abre la puerta a confirmar que es posible conservar embriones fertilizados "indefinidamente"

Un bebé bate un récord al nacer de un embrión congelado durante 27 años

Archivo

Se lee en minutos

El Periódico

Una pareja de Tennessee (Estados Unidos) ha roto un récord al dar a luz a una bebé de un embrión congelado hace 27 años, lo que muestra que se podrían conservar embriones fertilizados "indefinidamente", según indicó este viernes a Efe un portavoz del centro de fertilización que llevó a cabo el proceso.

Tina y Ben Gibson han batido su propio récord con el nacimiento de Molly, ya que ya tienen otra hija que se gestó de un embrión hermano que se pasó congelado 24 años.

La inseminación de este embrión donado fue realizada por el National Embryo Donation Center (NEDC), un centro de fertilidad con un enfoque religioso, según explicó la propia organización.

"Molly Everette Gibson pasó más de 27 años como un embrión congelado y preservado, con lo que marca el único récord conocido del embrión que más tiempo ha estado congelado y ha desembocado en nacimiento", dijo en el comunicado.

Mark Mellinger, portavoz del NEDC, indicó este viernes a Efe que esto permite confirmar que "siempre que los embriones se congelen y almacenen de manera apropiada, creemos que puede permanecer 'en buen estado' indefinidamente".

El NEDC se enfoca en salvar embriones fertilizados que van a ser descartados para donarlos a parejas con problemas de fertilidad.

El embrión de Molly fue congelado en 1992 y podría haber nacido en cualquier momento de los últimos 27 años. Es hermana genética de la anterior, que proviene de un embrión congelado al mismo tiempo y que nació tras 24 años en conservación, lo que también demuestra que los equipos utilizados en la década de los 90 eran lo suficientemente avanzados para garantizar la seguridad del proceso.

Te puede interesar

Los embriones fertilizados son implantados en el útero de la madre y son una de las alternativas más económicas para parejas con problemas de fertilidad.

"Esto es prueba de que ningún embrión debería ser descartado y tampoco considerado 'viejo'", indicó el director del NEDC, Jeffrey Keenan.