Futura relación comercial

Londres y Bruselas apuran la negociación del Brexit

  • Las conversaciones están en un "punto muy difícil", según el Reino Unido, pero continúan
  • Francia avisa de que si el acuerdo no casa con sus intereses ejercerá el derecho de veto
Michel Barnier abandona el hotel para dirigirse a una conferencia, este viernes en Londres.

Michel Barnier abandona el hotel para dirigirse a una conferencia, este viernes en Londres. / TOLGA AKMEN (AFP)

Se lee en minutos

El Periódico

La Unión Europea y el Reino Unido se encuentran negociando contrarreloj un acuerdo para regular la relación comercial a partir del 1 de enero de 2021, cuando acaba el período transitorio tras la salida de los británicos del club comunitario. Según fuentes del Ejecutivo de Londres, las negociaciones están "en un punto muy difícil", aunque se mantienen. El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, está previsto que permanezca en la capital inglesa para continuar con las conversaciones.

En declaraciones a la prensa, el portavoz del primer ministro, el conservador Boris Johnson, subrayó que aún deben "superarse varios asuntos", entre ellos el futuro de la pesca, y "queda poco tiempo", pero señaló que el equipo británico sigue "trabajando duro".

Una fuente de Downing Street, residencia y despacho oficiales del jefe del Gobierno, dijo a Efe que las conversaciones con el equipo negociador comunitario podrían continuar el fin de semana "si fuera necesario".

"Las negociaciones intensivas continúan hoy de manera presencial", tras concluir anoche a las 23 horas, y podrían alargarse si se requiriera, afirmó esta fuente, que apuntó que no prevén dar detalles hasta conocer "cómo avanzan las conversaciones".

La intervención del portavoz se produce después de que esta mañana el ministro de Empresa, Alok Sharma, dijera en declaraciones a la BBC que la negociación atraviesa "una fase difícil", y de que una fuente no identificada asegurara a la cadena pública que las posibilidades de un pacto están "disminuyendo".

Londres y Bruselas tratan de acercar posturas en áreas conflictivas como la gestión de las cuotas de pesca, las normas de competencia entre empresas y la gobernanza del futuro acuerdo, que regularía las relaciones bilaterales a partir del 1 de enero de 2021.

Si no hay pacto, ambas partes pasarían a regirse en sus intercambios comerciales por los requisitos arancelarios más generales, y menos favorables, de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Aviso de Francia

Por su parte, Francia avisó este viernes de que si finalmente hubiera un compromiso que no casara con sus intereses utilizaría su derecho de veto. "Si hubiera un acuerdo que no fuera bueno, según nuestro análisis, y no se correspondiera con nuestros intereses, nos opondríamos", explicó este viernes el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune. 

Te puede interesar

En una entrevista a la radio Europe 1, Beaune reconoció que existe "el riesgo" de que la negociación entre Bruselas y Londres termine sin acuerdo y "no hay que esconderlo", aunque no es lo que Francia querría. 

Preguntado sobre la posibilidad de utilizar el veto, recordó que ese es un derecho del que disponen todos los países y que si hubiera un acuerdo "haremos nuestra propia evaluación", después de haber insistido en que "no aceptaremos un acuerdo en malas condiciones".