Crisis sanitaria

Biden invita a llevar mascarilla 100 días

El presidente electo confirma que el científico denostado por Trump, Anthony Fauci, seguirá al frente de la gestión del covid

Joe Biden, en un acto el 1 de diciembre.

Joe Biden, en un acto el 1 de diciembre. / REUTERS / LEAH MILLIS

Se lee en minutos

El Periódico

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ha instado a los estadounidenses a llevar mascarilla durante los 100 primeros días de su mandato al tiempo que ha confirmado que el principal responsable científico en la lucha contra el coronavirus en el país, Anthony Fauci, continuaría asesorando a la próxima Administración demócrata. "Le pedí que permaneciera exactamente en el mismo puesto que tuvo con los últimos presidentes, y le pedí que también fuera mi asesor médico en jefe y parte del equipo covid-19", ha revelado Biden a la cadena CNN. El propio Fauci ha confirmado este viernes que ha aceptado la oferta del demócrata.

El futuro jefe de la Casa Blanca pedirá a los estadounidenses que usen mascarilla durante sus primeros 100 días de mandato, una medida, ha dicho, que "no será para siempre", pero que puede suponer una "reducción significativa" del número de casos diarios. En ese sentido, Biden ha contado que, dentro de sus competencias, decretará el uso de la mascarilla como obligatorio dentro de los espacios públicos, como edificios federales, o en el transporte interestatal, como autobuses o aviones.

Biden también ha hecho referencia a las "asombrosamente bajas" expectativas que una parte de la población estadounidense tiene en relación a la efectividad de la vacuna y ha anunciado que en cuanto Fauci considere que es segura, él mismo se someterá a ella ante la audiencia. "La gente ha perdido la fe en la capacidad de la vacuna. Las cifras son asombrosamente bajas, y el ejemplo del presidente y la vicepresidenta es importante", ha dicho.

Voluntarios para la vacuna

Un día antes a estas declaraciones, sus predecesores más inmediatos en el cargo, salvo Donald Trump, afirmaron que se presentarían voluntarios para someterse a la vacuna públicamente y mostrar así su confianza en ella. "Si Anthony Fauci me dice que esta vacuna es segura, por supuesto que la tomaré", afirmó el expresidente Barack Obama, quien propuso que el proceso pudiera ser televisado para que los estadounidenses supieran, dijo, que confía "en esta ciencia". Una fórmula a la que se sumarían Bill Clinton y George W. Bush, según la cadena CNN.

"Creo que mis tres predecesores han establecido el modelo de lo que se debe hacer, una vez que se declare segura, claro que lo aceptaremos, pero también es importante comunicárselo al pueblo estadounidense", ha dicho Biden. Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia de coronavirus, ha registrado esta semana una cifra récord de personas hospitalizadas tras superar los 100.000 pacientes ingresados en todo el país.

El repunte de los casos se debe, en gran medida y según los expertos, a las informaciones sobre la inminente campaña de vacunación. El Centro de Control de Enfermedades ha indicado, además, que se prevé que más vacunas estén disponibles antes de que finalice el año. En las últimas 24 horas, Estados Unidos ha superado los 14 millones de casos acumulados, según el último parte ofrecido por la Universidad Johns Hopkins, que ha cifrado los fallecidos en 275.550.

Posibles indultos de Trump

Te puede interesar

Biden también ha mostrado cierta preocupación ante las últimas noticias que aseguran que su antecesor estarían barajando la posibilidad de llevar a cabo varios indultos, entre ellos los de sus hijos, y uno preventivo para su abogado personal, Rudy Giuiliani, por sus negocios personales en Ucrania. "Me preocupa en términos de los precedentes que puede sentar y de cómo el resto del mundo nos ve" ha dicho, aunque si bien ha asegurado que no le corresponde decir a Trump cómo ha de gestionar este asunto, ha avanzado que su Administración trabajará con el sistema de justicia de "una forma totalmente diferente".

"El Departamento de Justicia es del pueblo. Así que la o las personas que elija para dirigir ese departamento tendrán la capacidad y la independencia de decidir quién es procesado y quién no", ha aseverado Biden. A la espera de que el nuevo fiscal general sea designado, Biden maneja una ristra de nombres para ocupar el cargo, entre ellos el que fuera secretario de Seguridad Nacional con Obama, Jeh Johnson, o la antigua fiscal adjunta, Sally Yates; aunque tampoco se descarta al que pronto dejará su cargo como senador de Alabama, Doug Jones.