DESESCALADA en francia

Macron anuncia un desconfinamiento gradual a partir del sábado

La primera etapa permitirá la reapertura de los comercios "no esenciales"

Los bares y restaurantes quedarán en suspenso hasta el próximo 20 de enero

Un hombre mira el discurso de Macron a través de su móvil junto a un local que vende pizzas para llevar.

Un hombre mira el discurso de Macron a través de su móvil junto a un local que vende pizzas para llevar. / REUTERS / ERIC GAILLARD

Se lee en minutos

Tras más de tres semanas de confinamiento nacional, Francia ha conseguido doblegar la curva de contagios y aliviar la presión de los servicios de reanimación. Si bien el virus continúa circulando, los indicadores parecen dar una tregua al país galo: “el pico de la segunda ola de la epidemia ha pasado”, aseguró Emmanuel Macron en una alocución televisada. La noche de este martes, el presidente francés anunció a sus compatriotas el inicio del desconfinamiento progresivo de la población. El proceso, que contará con tres etapas, comenzará el próximo sábado 28 de noviembre con la reapertura de los comercios “no esenciales” y el alivio de ciertas restricciones.

Los franceses, cuya salud mental se ha visto especialmente degradada a lo largo de este segundo confinamiento, esperaban como agua de mayo la alocución de su presidente. Los desplazamientos, hasta ahora limitados a una hora al día en un radio máximo de 1 kilómetro en torno al domicilio -al margen de los desplazamientos por motivos laborales o médicos- serán ampliados a tres horas diarias en un radio de 20 kilómetros. Si bien, para poner un pie en la calle seguirá siendo obligatorio llevar consigo un justificante.

Los lugares de culto, cuya reapertura ha sido objeto de múltiples protestas en las últimas semanas, podrán reabrir sus puertas a partir de este sábado con un aforo limitado de 30 personas. Los museos, teatros y cines tendrán que esperar hasta el próximo 15 de diciembre, fecha del inicio de la segunda etapa del desconfinamiento -si la situación sanitaria se mantiene estable-. En esta segunda fase, se impondrá un nuevo toque de queda entre las 21.00 y las 7.00. La única excepción afectará a las noches del 24 y 31 de diciembre, “para compartir estos momentos en familia”, aclaró Macron. Eso sí, “las reuniones en la vía pública no serán toleradas durante este periodo”, advirtió el mandatario.

La vacuna no será obligatoria

Te puede interesar

La tercera fase de la desescalada entrará en vigor el próximo 20 de enero: “si el número de contagios se mantiene por debajo de los 5.000 casos diarios, los gimnasios y restaurantes podrán reabrir y el toque de queda podrá ser pospuesto”, explicó Macron. Siempre y cuando las cifras coincidan con las expectativas de las autoridades francesas, 15 días más tarde las universidades también podrán funcionar con normalidad y recibir a la totalidad de sus estudiantes.

Tras explicar su estrategia para evitar una tercera ola de covid-19, el mandatario hizo especial hincapié en la tan esperada vacuna contra el coronavirus, asegurando que no será obligatoria. Una vez las autoridades sanitarias den luz verde a la vacuna, se dará prioridad a las personas más vulnerables. Según Macron, la campaña de vacunación podría comenzar a finales de diciembre.