Décadas de guerra

La UE destinará 1.200 millones al proceso de paz en Afganistán

La conferencia internacional de donantes organizada por la ONU y Finlandia llama a un alto al fuego y busca apoyar al país en medio de sus negociaciones de paz con los talibanes

Un soldado monta guardia en un punto de control en el distrito de Maiwind en Kandahar.

Un soldado monta guardia en un punto de control en el distrito de Maiwind en Kandahar. / MUHAMMAD SADIQ (EFE)

Se lee en minutos

El Periódico

La Unión Europea quiere ayudar a poner fin a décadas de guerra en Afganistán. Por ello, este martes se ha comprometido a destinar 1.200 millones de euros al país asiático en el marco de la conferencia internacional de donantes coorganizada por Naciones Unidas y Finlandia, que busca dar apoyo a Kabul en un momento crucial del proceso de paz entre las autoridades y los talibanes.

Esta cantidad se asignará a programas de asistencia de emergencia y programas de desarrollo de largo plazo en el plazo de 2025. La ayuda de la UE no será un “cheque en blanco”, pues estará condicionada a que se prueben los progresos del país en su lucha contra la corrupción y su respeto a mujeres, niños, minorías y a su Estado de derecho.

"Con el inicio de las negociaciones de paz intraafganas, pero con la terrible violencia que causa un gran sufrimiento, Afganistán se halla en una encrucijada", ha indicado el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell. Hasta 70 países y 30 organizaciones internacionales participan en las conversaciones de paz entre ambos bandos, que mantienen en Doha.

Según ha señalado el jefe de la diplomacia comunitaria, este importante compromiso muestra que el pueblo afgano puede contar con el apoyo de la UE para un futuro próspero y pacífico. "Nuestro apoyo se basa en que se proteja la democracia, los derechos humanos y el progreso social", ha insistido.

Llamadas al alto al fuego

Sobre las negociaciones en marcha en Afganistán, Borrell ha señalado que el proceso necesita más señales de confianza y más compromisos de paz por parte de los talibanes. "La violencia debe parar, no mañana sino hoy mismo", ha dicho en su intervención al inicio de la conferencia de donantes.

Te puede interesar

Borrell ha respaldado la petición de Naciones Unidas para un alto el fuego nacional que sea inmediato e incondicional, insistiendo en que es algo que debe acompañar al proceso de diálogo y en ningún caso puede confundirse con el resultado final del proceso. Y ha mandado otro mensaje a los talibanes, al afirmar que un "verdadero socio para la paz" no debe frenar ataques internacionales sino frenar los ataques y las muertes de los propios compatriotas.

Para el Alto Representante, el resultado del proceso político en Afganistán debe contar con el amplio respaldo de la población afgana y para ser legítimo debe ser inequívocamente inclusivo.