Tambores de guerra en el Sáhara

El rey de Marruecos advierte al Frente Polisario de mano dura si persiste en sus ataques

Los saharauis anuncian un cuarto bombardeo de posiciones marroquís

 Simpatizantes del Frente Polisario en uno de los campos de refugiados saharauis en Rabuni, Argelia. 

 Simpatizantes del Frente Polisario en uno de los campos de refugiados saharauis en Rabuni, Argelia.  / JAVIER MARTÍN RODRÍGUEZ (EFE)

1
Se lee en minutos
El Periódico

El rey Mohamed VI de Marruecos ha asegurado que su país sigue "comprometido con el alto el fuego" en el Sáhara Occidental, que el Frente Polisario dio por roto el pasado sábado, pero advirtió de que "reaccionará con la mayor severidad a toda amenaza contra su seguridad y la quietud de sus ciudadanos". Paralelamente, El Frente Polisario informaba del bombardeo por cuarto día consecutivo posiciones del Ejército marroquí en respuesta al ataque lanzado el viernes por tropas marroquíes en el paso de Guerguerat -una zona desmilitarizada que une Mauritania con los territorios ocupados por Marruecos de la antigua colonia española del Sahara Occidental-. 

El rey dijo estas palabras el lunes en una entrevista telefónica con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, según un comunicado del Gabinete Real marroquí.

Es la primera vez que el rey se pronuncia sobre el conflicto con el Polisario desde que el pasado viernes se produjera un tiroteo en el extremo sur del territorio entre las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos y militantes del Frente Polisario, y que este último declarara formalmente la guerra al día siguiente.

En ningún momento el rey pronunció la palabra "guerra" (que Marruecos no ha reconocido hasta el momento), y dijo que su país, tras fracasar todas las tentativas del propio secretario general, "asumió todas sus responsabilidades en el ejercicio de su derecho más legítimo, máxime cuando las milicias del Polisario se daban a prácticas inaceptables".

Bloqueo del paso de Guerguerat

Noticias relacionadas

Con ello, el rey se refiere al bloqueo por parte del Polisario durante tres semanas de la carretera de Guerguerat, en el extremo sur del Sáhara, que finalmente Marruecos rompió el pasado viernes, lo que desencadenó las hostilidades.

Mohamed VI dijo a Guterres que piensa continuar apoyando los esfuerzos de este último "en el marco del proceso político" sobre el conflicto del Sáhara, que se debe retomar sobre lo que llamó parámetros claros.