Relevo en la Casa Blanca

América Latina se prepara para un cambio en sus relaciones con Washington

La inmigración, la cuestión venezolana y cubana y el papel de China serán temas de la agenda demócrata

Tramo de muro entre México y EEUU.

Tramo de muro entre México y EEUU. / JORGE DUENES (REUTERS)

Se lee en minutos

Abel Gilbert

Hasta último momento, Paula White, la telepredicadora y consejera espiritual de Donald Trump, le pidió al cielo "refuerzos angelicales" de Sudamérica para que el republicano se mantuviera en la Casa Blanca. Mientras lanzaba alabanzas, líderes políticos latinoamericanos empezaban a prepararse para un cambio de en sus siempre complejas relaciones con Estados Unidos. La llegada a la presidencia del demócrata Joe Biden despierta, sin embargo, expectativas moderadas. Ya se sabe de antemano que la región no se encuentra entre las prioridades de Washington.

A diferencia de George W. Bush, que emprendió 18 viajes a los países latinoamericanos, algunos de ellos firmados por la derrota política -como el del 2005 a Argentina, cuando fracasó su intento de crear una gran zona de libre comercio continental-, Trump no pisó el suelo de la región salvo la ciudad de Buenos Aires y en el marco de la cumbre del G-20 del 2018. Los expertos creen que Biden se mirará más en el espejo de Barack Obama, quien durante su mandato realizó 16 visitas, entre ellas a Cuba. Muchos esperan una nueva era de deshielo con La Habana, aunque no en los términos excepcionales del bienio 2014-16.

Durante su campaña proselitista, el demócrata prometió al electorado latino legalizar de inmediato a 11 millones de indocumentados. También dijo que destinará a los países centroamericanos una ayuda económica de 4.000 millones. Biden y sus asesores diseñarán una política migratoria diferente a la de Trump y su "tolerancia cero" hacia los llamados ilegales que se materializó en el muro en la frontera con México y la separación de niños de sus padres.

Venezuela y Brasil 

Trump intentó por casi todos los medios, a excepción de una aventura militar, sacar del poder en Venezuela Nicolás Maduro. Fue el primero en reconocer como "presidente encargado" al diputado Juan Guaidó. La cuestión venezolana tiene desde hace años un acuerdo básico entre los dos partidos norteamericanos. Pero ante la evidencia de que ni la ruina económica ni el respaldo a los sectores más radicales trajo los resultados esperados, no se descarta una flexibilización de las sanciones hacia Caracas y otros gestos en la búsqueda de una solución pacífica a la disputa política.

Al igual que la predicadora Paula White, en Brasil también rezaron para que los republicanos mantuvieran el Gobierno. Jair Bolsonaro se ha mimetizado con Trump al punto de sumarse al rechazo del Acuerdo de París por el cambio climático. La pérdida de semejante aliado estratégico puede debilitar a un presidente que en mayo tenía más de 30 casos de juicio político.

La presencia de Biden en la Casa Blanca será  para el capitán retirado una fuente potencial de fricciones. Durante el primer debate con Trump, el demócrata propuso crear un fondo internacional de 20.000 millones de dólares para preservar la Amazonía. Pero, además, le advirtió al Gobierno de ultraderecha de que enfrentaría "consecuencias económicas" si no logra frenar la destrucción del ecosistema.  Los conservadores colombianos también ven con ojos preocupados la salida de los "halcones" de la presidencia.

Te puede interesar

Influencia creciente de China

La elite política y económica de Estados Unidos comparte una misma inquietud cuando observa el horizonte latinoamericano y tiene que ver con el creciente peso de China. Si bien Biden no obrará al estilo de Trump,  tiene en el avance comercial de Pekín en la región uno de los desafíos de su mandato. La pandemia ha hecho estragos en la economía de América Latina. Ni siquiera Bolsonaro, a pesar de su ideología recalcitrante, se quiere privar en estos tiempos de las relaciones comerciales con los chinos.