01 dic 2020

Ir a contenido

ACUERDO DIPLOMÁTICO

Armenia y Azerbaiyán firman la paz en el Karabaj con el beneplácito de Rusia

El nuevo acuerdo ha sido posible por la rendición armenia y prevé que soldados rusos se desplegarán en la región durante los próximos cinco años

Adrià Rocha Cutiller

Edificio tras los bombardeos en Shusha, en Nagorno Karabaj.

Edificio tras los bombardeos en Shusha, en Nagorno Karabaj. / REUTERS

Tras 44 días de guerra, destrucción y cerca de 5.000 muertos, la guerra en el Cáucaso ha acabado este martes por la noche. Las dos partes —Armenia y Azerbaiyán— han firmado, junto con Rusia, un acuerdo de alto el fuego que, este sí, a diferencia de los anteriores, sí va a ser respetado. La razón es simple: este acuerdo se asemeja a una rendición de Armenia, que veía, impasible, los avances constantes de los soldados azerbaiyanos hacia el corazón del Alto Karabajla región en disputa entre ambos países.

"Queridos compatriotas, hermanas y hermanos. He tomado una decisión muy difícil, para mí y para todos nosotros. He firmado una declaración con los presidentes de Rusia y Azerbaiyán que acaba con la guerra del Karabaj a la 1:00 de la madrugada (de este martes). No tengo palabras para explicar lo doloroso que es para mí y nuestra gente el texto, que ya ha sido publicado”, ha dicho en un discurso de madrugada el primer ministro armenio, Nikol Pashinyán, que se ha excusado en que "esta era la mejor solución en la situación actual".

Dicho acuerdo, así, tiene diferentes aspectos: en la primera guerra del Karabaj, terminada en 1994, Armenia conquistó, alrededor del Karabaj, siete provincias azerbaiyanas, donde, a diferencia del Karabaj, solo vivían azerbaiyanos. El Karabaj, dentro del territorio internacionalmente reconocido de Azerbaiyán, es de mayoría armenia.

Ahora, con este nuevo acuerdo, las fuerzas armenias deben retirarse en los próximos días de estas siete provincias que rodean el Karabaj, que serán tomadas por Azerbaiyán. En una de ellas, Lachín —la que conecta el Karabaj con la República de Armenia—, se desplegarán soldados rusos, que controlarán, a partir de ahora y durante los próximos cinco o diez años  la carretera,que quedará abierta para que los armenios puedan acceder a Stepanakert, la capital del Alto Karabaj.

Shusha,  que fue la segunda ciudad del Karabaj y de una importancia histórica enorme, conquistada hace dos días por Azerbaiyán, pasará a manos de los azerbaiyanos. Shusha, que antes de la primera guerra del Karabaj era de mayoría azerbaiyana, estaba poblada hasta hace unos días por decenas de miles de armenios. Como los azerbaiyanos hace 30 años, los armenios ya no volverán a sus casas.

Nuevo corredor

En el acuerdo, además, se estipula que Armenia permitirá que, dentro de su territorio nacional, se abra una nueva carretera que sirva de corredor para que Azerbaiyán pueda conectarse a Najicheván, un pedazo de territorio azerbaiyano separado de los demás territorios del país por una franja de territorio armenio. También fuerzas de pacificación rusas controlarán esta nueva carretera.

"Dije que les perseguiríamos como perros y lo hemos hecho. El mundo ha visto nuestro puño de hierro. ¡Hemos demostrado que sí que había una solución militar al conflicto!", ha dicho el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, esta pasada madrugada, en un discurso de victoria, en el que sonriente, se reía del primer ministro armenio.

¿Qué ha pasado, Pashinyán? ¿Qué ha pasado? Ahora, la fase militar ha terminado. Empieza la fase política. Pero a nuestra gente: ¡Felicidades! ¡Volvemos! ¡Volvéis! ¿Puede haber una felicidad mayor que esta? ¡El Karabaj es nuestro!”, ha continuado Aliyev.

Mientras tanto, en Ereván, la capital armenia, el centro de la ciudad se ha convertido en una manifestación violenta en contra de Pashinyán y el acuerdo de paz. Esta capitulación deja muy debilitado al primer ministro armenio, que llegó al poder hace dos años gracias a una revolución democrática.