nuevo atentado en francia

Al menos un herido en un tiroteo cerca de una iglesia ortodoxa de Lyon

La víctima es un sacerdote ortodoxo, según un medio francés, y el atacante, un hombre de unos 40 años que se ha dado a la fuga

La policía ha detenido a un sospechoso por el "intento de asesinato", y por ahora la Fiscalía antiterrorista se mantiene al margen de la investigación

Despliegue policial frente a la iglesia de Lyon donde ha sido tiroteado esta tarde el sacerdote ortodoxo.

Despliegue policial frente a la iglesia de Lyon donde ha sido tiroteado esta tarde el sacerdote ortodoxo. / CECILE MANTOVANI (REUTERS)

Se lee en minutos

El Periódico

Una persona ha resultado herida de varios disparos este sábado cerca de una iglesia ortodoxa de la ciudad francesa de Lyon, según han confirmado fuentes policiales y de emergencias al medio 'Lyon Magazine'.

El incidente ha tenido lugar en torno a las 16.00 horas de la tarde en la calle de Saint-Lazar y la víctima ha sido trasladada consciente al hospital, con "daño en el abdomen". Ha habido un detenido.

Una escopeta recortada

En la zona, que se encuentra acordonada por las fuerzas del orden, el religioso fue evacuado en camilla y su vida corre peligro, indicaron fuentes policiales. Según la cadena de televisión "BFMTV", el herido es un sacerdote de origen griego de 52 años.

Según los primeros elementos de la investigación, el agresor efectuó dos disparos con un fusil con el cañón recortado cuando el religioso se disponía a cerrar su iglesia, un templo ortodoxo griego situado en el distrito 7 de la tercera ciudad de Francia, en el barrio conocido como Jean Macé.

Zona acordonada por la policía

La policía francesa desplegó un importante despliegue de agentes en busca del agresor, al tiempo que acordonó la zona y pidió a través de las redes sociales que se evite el barrio afectado.

Una persona que responde a la descripción del autor de dos disparos ha sido detenida, indicó la fiscalía, que señaló que se está tratando de verificar si el arrestado es el responsable de este ataque.  "Una persona que puede corresponder a los elementos dados por los primeros testigos ha sido arrestada", indicó el fiscal, Nicolas Jacquet, en un comunicado, en el que señaló que el individuo no estaba armado en el momento de la detención. Jacquet señaló que "las verificaciones prosiguen sobre su eventual implicación". 

190 centímetros de altura y gabardina larga y oscura

Según los testimonios, el autor de los disparos, que dejaron al clérigo entre la vida y la muerte, medía 190 centímetros y vestía una gabardina larga y oscura.  El diario local 'Le Progres' indicó que el arresto había tenido lugar en un restaurante de comida rápida turco en el distrito 3, mientras que el ataque se había producido en un centro ortodoxo en el 7. 

El clérigo, de 52 años y origen griego, que ejercía como arcipreste del templo de confesión ortodoxa helena, recibió dos disparos en el abdomen, el segundo a bocajarro. Las detonaciones alertaron a varios vecinos y a una patrulla de la policía municipal, que acudió al lugar de los hechos y avistó a un hombre a la fuga y al clérigo herido.  Tras atenderle en el lugar, fue trasladado a un hospital cercano, donde su pronóstico es reservado

Investigación por "intento de asesinato"

La Fiscalía de Lyon abrió una investigación por "intento de asesinato" al tiempo que señaló que no se descarta ninguna hipótesis sobre el móvil del ataque. La Fiscalía antiterrorista, con la que está en estrecho contacto, por el momento no se ha encargado de las pesquisas. 

El ataque se produce dos días después de que tres personas fueran degolladas en una basílica católica de Niza, lo que llevó al Gobierno francés a reforzar la seguridad en templos religiosos en vísperas de la festividad de Todos los Santos.

El primer ministro acude a la célula de crisis abierta en París

Te puede interesar

El primer ministro, Jean Castex, puso fin a una visita que estaba efectuando en Bretaña para acudir a la célula de crisis abierta en París por el ministro del Interior, Gérald Darmanin, con el fin de hacer un seguimiento de la situación.

Castex se encontraba precisamente en Saint-Etienne-de-Rouvray, escenario del asesinato de un cura católico en el 2016 a manos de un islamista, para comprobar el refuerzo de seguridad de lugares religiosos. "Quiero garantizar a todos los ciudadanos que podrán practicar su culto con toda libertad y en total seguridad", dijo el jefe del Gobierno ante los periodistas.