Pandemia

Japón desarrolla un test de anticuerpos de COVID-19 usando gusanos de seda

Un equipo de científicos de la Universidad de Kyushu y una empresa de equipos médicos crearon un kit de pruebas que solo requiere el envió por correo postal de una pequeña muestra de sangre

Personas en Japón con mascarilla por el coronavirus.

Personas en Japón con mascarilla por el coronavirus. / Reuters

Se lee en minutos

El Periódico

Investigadores de la Universidad de Kyushu, en el sudoeste de Japón, y un fabricante de equipos médicos del país, han desarrollado un test de anticuerpos de la COVID-19 usando gusanos de seda, para el que no es necesario ir a un centro médico.

Las empresas emergentes Kaico, dependiente de la institución universitaria y Protects, de la ciudad de Wako (al oeste de Tokio), son los responsables del kit, que requiere que quien lo utiliza envíe por correo postal una pequeña muestra de sangre, según detalles publicados este sábado por la agencia local de noticias Kyodo.

Beneficios del kit

Los resultados tardan aproximadamente una semana en conocerse y el servicio que lleva en funcionamiento desde mediados de octubre, está orientado a empresas y organizaciones. El kit "puede contribuir a reducir el riesgo de infección entre los empleados", dijo el presidente de Kaico, Kenta Yamato, al citado medio nipón.

El sistema por correo evita la visita de instituciones médicas y basándose en sus resultados, las empresas pueden gestionar mejor su personal, recomendando por ejemplo, que aquellos que hayan dado negativo eviten viajar al extranjero para minimizar riesgos, dijo.

Proteína con corona de picos

La Universidad de Kyushu es conocida por sus investigaciones con gusanos de seda, en los que lleva trabajando más de cien años.

Te puede interesar

El promotor del nuevo kit ha sido el trabajo del profesor Takahiro Kusakabe y su equipo, que han descubierto que cierto tipo de gusano de seda produce una proteína utilizada en la producción de una potencial vacuna para la COVID, en la que llevan trabajando meses.

Poco después de la explosión de la propagación de la COVID-19, un equipo dirigido por Kusakabe logró cultivar dentro de un gusano de seda una proteína artificial que tiene una estructura idéntica a la proteína con corona de picos en la superficie del SARS-CoV-2. Las firmas usaron esta proteína artificial para desarrollar el kit para detectar la presencia en sangre de anticuerpos de la COVID-19.