Embargo comercial

Cuba se queda sin opciones para recibir remesas tras el cierre de Western Union

La empresa Fincimex reconoció que no es posible establecer una estructura nueva para el evío de dinero desde los EEUU luego de las sanciones impuestas por el Gobierno de Donald Trump

El malecón de Cuba sin turistas por el coronavirus.

El malecón de Cuba sin turistas por el coronavirus. / EFE

Se lee en minutos

El Periódico

La corporación financiera Fincimex, vinculada a las Fuerzas Armadas de Cuba, descartó la posibilidad de habilitar por el momento vías alternativas para el envío de las remesas que llegan a la isla canalizadas a través de la empresa norteamericana Western Union, tras la prohibición anunciada por el gobierno de los Estados Unidos.

"Por diferentes vías desde Estados Unidos se intenta establecer una matriz de opinión consistente, en que las remesas no se interrumpirían si Cuba aceptara la imposición del gobierno norteamericano de establecer una red de pagos en Cuba diferente a la red actual", denunció una nota divulgada por Fincimex.

Ruta de las remesas

Asimismo, afirmó que durante más de 20 años la financiera de la isla ha invertido en equipamiento, locales, preparación y capacitación del personal, así como en infraestructura de comunicaciones para lograr una red de pago capaz de sostener el alto nivel operacional de las compañías de remesas internacionales.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro estadounidense, anunció el pasado 24 de octubre la prohibición del envío de remesas a Cuba a través de empresas controladas por las Fuerzas Armadas cubanas, una medida que entrará en vigor el próximo 26 de noviembre.

Las compañías extranjeras que quieren operar en Cuba, deben contar con una contraparte estatal y en el caso de la norteamericana Western Union, ese socio es desde 2016 la firma de servicios financieros Fincimex, vinculada al conglomerado militar GAESA, siendo este el principal canal legal para el envío de divisas a la isla.

Sanciones de los EEUU

El Departamento de Estado incluyó en junio a Fincimex, y en septiembre a su filial American International Services (AIS), en la "lista negra" de empresas con las que los estadounidenses tienen prohibido llevar a cabo transacciones, y la nueva normativa impide procesar remesas con cualquier entidad incluida en ese listado.

El pasado martes la firma de servicios financieros cubana, confirmó el próximo cierre de las 407 sucursales de pago de Western Union instalados en todos los municipios de la isla y la interrupción total del flujo de remesas, debido a las sanciones dispuestas por la administración de Donald Trump.

Las oficinas de la red de Western Union, utilizan accesos a internet para su conexión con la plataforma de esa compañía y funcionan basadas en niveles de integración tecnológica y de procesos logísticos fuertes a nivel nacional, según la financiera estatal del país caribeño.

"Es ampliamente conocido que el 70% de la red de puntos de pago está conformada por empresas incluidas en la lista de entidades restringidas, por lo que incluso sin la gestión de Fincimex como representante de Western Union en Cuba, se verían obligados a cerrar", añade.

Relaciones complicadas

Fincimex indicó que no sería posible organizar soluciones alternativas en 30 días, el plazo fijado por Washington para la entrada en vigor de las regulaciones.

Te puede interesar

A lo largo de estos cuatro años y especialmente en los dos últimos, el gobierno de Trump ha dado marcha atrás en el "deshielo" promovido por su antecesor Barack Obama e incrementado las sanciones con el objetivo de dañar la ya deteriorada economía de la isla, así como a sectores estratégicos para las arcas estatales como el turismo, las remesas o las misiones médicas.

La prohibición de los cruceros y el veto a los vuelos desde los EEUU a todos los aeropuertos cubanos excepto el de La Habana han sido algunas de las medidas más duras tomadas por Washington.