27 nov 2020

Ir a contenido

derechos de las mujeres

Las mujeres polacas en Barcelona se manifiestan en contra de la ley antiaborto

Este viernes el presidente polaco ha presentado una propuesta para permitir el supuesto de malformaciones del feto en los casos legales de interrupción del embarazo.

Begoña González

Mujeres polacas en la manifestación de Barcelona.

Mujeres polacas en la manifestación de Barcelona.

El pasado 22 de octubre el Tribunal Constitucional de Polonia, controlado por jueces afines al partido gobernante PiS (Derecho y Justicia), impuso la ley que prohíbe el aborto incluso en casos de graves malformaciones del feto. Tras aprobarse dicha resolución miles de mujeres polacas salieron a la calle a manifestarse en contra de la nueva ley.

Las protestas que están teniendo lugar en las ciudades polacas se han trasladado a las capitales europeas. Algunas capitales españolas como Madrid o Barcelona han acogido este viernes por la tarde concentraciones en defensa de los derechos de las mujeres. “Barcelona está cabreada”, gritan los varios cientos de mujeres concentradas en Plaça Catalunya.

“Es nuestro cuerpo y ningún gobierno puede quitarnos el derecho a decidir sobre él”, explica una de las mujeres presente en la manifestación. La pasada semana muchas de ellas se reunieron frente al consulado polaco en Barcelona para dejar sus pancartas de forma silenciosa y pacífica.

"Hay que separar el gobierno de la religión"

“Estamos aquí por nosotras, nuestras hermanas, madres y amigas. En nuestro país manda la Iglesia y esto en el siglo XXI no debe ser así”, explica otra de las mujeres concentradas. “Tenemos que conseguir separar el gobierno de la religión”, reivindica.

La ley aprobada hasta ahora solo permite el aborto en el supuesto de que el embarazo amenace la vida o la salud de la madre, en caso de que la alta probabilidad de daño grave e irreversible del feto le impida vivir o en caso de violación o incesto. Este viernes, tras la ola de protestas generadas en el país, el presidente polaco ha propuesto modificar la ley y añadir el supuesto de malformación del feto en los casos admitidos.


Para las mujeres polacas sigue sin ser suficiente. “Es un paso más pero seguirá habiendo miles de mujeres que pongan sus vidas en peligro por abortar de forma ilegal”, asegura otra de las mujeres.

Ley restrictiva

El tribunal respondía con la aprobación de la ley a la querella que presentaron hace tres años un grupo de parlamentarios del ultraconservador y nacionalista de Ley y Justicia (PiS), el partido que lidera una coalición en Polonia con mayoría absoluta. La demanda fue reenviada al Constitucional el año pasado ya que la anterior había quedado en suspenso por el fin de la legislatura previa.

El fallo, de acuerdo con el deseo del partido ultracatólico nacionalista en el poder, Derecho y Justicia (PiS), limita el derecho al aborto a dos únicos casos: peligro de muerte para la mujer embarazada y embarazo resultante de una violación o incesto.

El principal argumento de los opositores a la decisión es que esta prohibición pone en peligro la vida de las mujeres al obligarlas a llevar a término embarazos no viables, mientras que sus partidarios aseguran que esto evitará el aborto de fetos diagnosticados con síndrome de Down.

200.000 abortos ilegales al año

En Polonia se producen menos de 2.000 abortos legales al año, la gran mayoría son efectuados debido a malformaciones del feto. Pero los grupos feministas estiman que se practican más de 200.000 intervenciones ilegales, o efectuadas en el extranjero, cada año. El dictamen fue condenado por varios grupos de defensa de los derechos humanos en Europa.

El domingo, manifestantes protestaron frente a  iglesias católicas en toda Polonia, por primera vez en este país de mayoría católica miembro de la Unión Europea. Las protestas contra la decisión del Tribunal continuarán los próximos días, según los organizadores. Por su lado, la iglesia polaca ha llamado al diálogo.

Temas Polonia Aborto