27 nov 2020

Ir a contenido

Alarma en Francia

Alerta máxima en Francia tras una nueva ola de ataques yihadistas con tres muertos

Un hombre asesina a tres personas a cuchilladas en una basílica de Niza, y se registran ataques en Aviñón y en el consulado francés en Yeda

Macron denuncia que "Francia está siendo atacada" y el primer ministro promete una "respuesta firme, implacable y contundente"

Irene Casado Sánchez

Tres muertos en un atentado con un cuchillo en Niza. En la foto, la iglesia de Notre Dame, en la que han tenido lugar los hechos. / AFP / VALERY HACHE / VÍDEO: EFE

Francia se despertó este jueves con una nueva tragedia. Tres personas fueron asesinadas y varias resultaron heridas en un ataque con arma blanca cometido en la basílica de Notre-Dame en Niza. No fue el único incidente de la jornada, un individuo fue abatido por la policía en Aviñón tras amenazar con un cuchillo a varios viandantes y otro hombre fue detenido en la ciudad saudí de Yeda tras agredir a un guarda de seguridad del consulado francés. Además, las autoridades francesas llevaron a cabo una serie de arrestos relacionados con otros potenciales ataques terroristas. "Claramente, Francia está siendo atacada", aseguró Macron. Frente a este panorama, el país galo activó la "alerta máxima por atentado" en todo su territorio.

Fue la ciudad de Niza quien se llevó la peor parte: el sacristán de la iglesia y dos feligresas perdieron la vida a manos de Brahim A., un tunecino de 21 años que habría llegado a Francia procedente de la isla italiana de Lampedusa. El brutal suceso fue calificado como un "ataque terrorista islamista"por el presidente francés.

El incidente en la ciudad de la Costa Azul comenzó a las 9 de la mañana, dos de las víctimas fallecieron en el interior del templo, la tercera consiguió escapar y refugiarse en un bar cercano, antes de sucumbir a sus heridas. Ante "un ataque tan cobarde como bárbaro […] cometido contra la libertad de culto […] y la libertad de conciencia", la respuesta de Francia será "firme, implacable y contundente", prometió el primer ministro, Jean Castex.

"Alerta máxima por atentado"

En este sentido, el presidente francés, que viajó hasta el lugar de los hechos, anunció la movilización de 4.000 militares para reforzar la "Operación Centinela" -operación creada en enero del 2015 tras los atentados contra el semanario 'Charlie Hebdo', cuya misión es vigilar lugares especialmente sensibles en el marco de la lucha antiterrorista-. La activación de la "alerta máxima por atentado", puesta en marcha "por una duración limitada: el tiempo de gestión de la crisis", permitirá a las autoridades "asegurar la movilización excepcional de recursos, pero también difundir información susceptible de proteger a los ciudadanos en una situación de crisis". La seguridad en los lugares de culto y en los cementerios fue inmediatamente reforzada a petición del Ministerio del Interior. 

Por su parte, la Fiscalía Nacional Antiterrorista será la encargada de esclarecer los detalles del ataque en el marco de una investigación por "asesinato con fines terroristas" y por "intento de asesinato terrorista". 

"Víctima del islamofascismo"

Según el alcalde de la ciudad, Christian Estrosi, el presunto agresor, detenido en estado de urgencia absoluta tras recibir varios disparos de la policía, habría repetido en múltiples ocasiones "'Allah Akhbar' -Alá es grande- cuando era atendido por un equipo médico en el lugar de los hechos". "Niza, como Francia, […] está pagando un precio demasiado alto al convertirse de nuevo en víctima del islamofascismo", condenó el edil, recordando el atentado perpetrado en su ciudad el 14 de julio del 2016, con un funesto balance de 86 fallecidos y más de 400 heridos.

"Si somos atacados, una vez más, es por los valores que apreciamos, por nuestro gusto por la libertad, por la posibilidad en nuestro suelo de creer libremente y no ceder ante ningún espíritu de terror […] Y lo digo con gran claridad, no nos rendiremos ante nada", lanzó el presidente francés tras la serie de incidentes.

Macron, "el demonio de París"

Un discurso que sigue al pie de la letra su posición tras el atentado cometido contra Samuel Paty, el profesor de historia y geografía asesinado por ilustrar su clase sobre la libertad de expresión con las caricaturas del profeta Mahoma publicadas por el semanario satírico ‘Charlie Hebdo’. 

Durante el homenaje al maestro, el mandatario galo aseguró que Francia seguirá "defendiendo las caricaturas", un mensaje que desató múltiples protestas en Turquía, Irán, Pakistán, Jordania y Kuwait denunciando la publicación de las controvertidas ilustraciones y pidiendo el boicot de los productos franceses. Macron tampoco dio entonces su brazo a torcer: "Nada nos hará retroceder, nunca", escribió en su cuenta de Twitter.

Su férrea defensa de las caricaturas de Mahoma le valen ya el título de "El demonio de París", apodo acuñado por el diario ultraconservador iraní 'Vatan Emrooz' en su publicación del pasado 27 de octubre, acompañado de una caricatura del mandatario. Próximo al poder iraní, el periódico condena la "grosería" de Macron por promover "en varias ocasiones la publicación de caricaturas insultantes", ilustraciones que "despiertan la furia de los musulmanes de todo el mundo".