30 nov 2020

Ir a contenido

NUEVO CAPÍTULO

Reconciliación real en la monarquía belga

El rey emérito Alberto II se reúne por primera vez con su hija biológica Delphine tras siete años de batalla judicial

En el encuentro, celebrado el pasado domingo en el Castillo de Belvedere, también participó la reina Paola

Silvia Martinez

Los reyes eméritos de Bélgica, Alberto II y Paola, con la princesa Delphine.

Los reyes eméritos de Bélgica, Alberto II y Paola, con la princesa Delphine. / CASA REAL DE BÉLGICA

Antes de acudir ante la justicia belga para demostrar que era hija del rey emérito Alberto II de Bélgica, la artista Delphine Boël (52 años), que obtuvo el derecho a llevar el apellido Sajonia-Coburgo-Gotha y a ser reconocida como princesa y alteza real el pasado 1 de octubre, había intentado en numerosas ocasiones un acercamiento con el monarca. Finalmente, este encuentro se produjo el pasado domingo en el Castillo de Belvedere, la residencia oficial, y en el mismo participaron el rey emérito; su esposa, la reina Paola, y Delphine, la hija que tuvo fruto de su larga relación extramatrimonial con la baronesa Sybille de Selys Longchamps.

Una reunión que la casa real belga ha presentado este martes como la apertura de "un nuevo capítulo, lleno de emociones, de alivio, de comprensión y también de esperanza", señala el comunicado que suscriben los tres protagonistas. La nota relata que el encuentro tuvo lugar en la residencia oficial de los reyes eméritos, a las afueras de Bruselas, que sirvió para expresar "serenamente y con empatía" sus sentimientos y lo que han vivido y que, tras "la agitación, heridas y sufrimiento, llega el momento del perdón, la recuperación y la reconciliación".

"Es el camino, paciente y a veces difícil, que hemos decidido emprender juntos", añaden los tres firmantes en el breve comunicado que marca el inicio de la reconciliación real y abre la puerta a dejar atrás siete largos años de enfrentamientos judiciales por la negativa inicial de Alberto II a hacerse un test de ADN y reconocer a Delphine como hija biológica. "Quiero ser positiva, nunca es bueno ser una víctima (...) pero desafortunadamente tuve que tomar la decisión de ir a los tribunales. No tiene nada que ver con ser princesa o con el dinero. Se trata de mi identidad y de la de mis hijos", contaba este pasado verano la ya princesa en un reportaje en la televisión holandesa.

Primer encuentro con el rey Felipe

Fue el actual monarca, Felipe de Bélgica, quien rompió el hielo recibiendo a su hermana en el Palacio de Laeken el pasado 9 de octubre. Fue, según relató unos días después la casa real, un encuentro "cálido", destinado a conocerse, a hablar de sus respectivas vidas e intereses comunes. No obstante, no ha sido el único que ha tendido una mano a su "nueva" hermana. "Delphine sabe que puede contar conmigo pero estoy seguro que lo sabe. Nos conocemos desde hace tiempo", decía un día después de la reunión con el monarca el príncipe Laurent. 

La existencia de Delphine se conoció por primera vez en 1999 gracias a una biografía de la reina Paola que destapaba una larga relación extramatrimonial que mantuvo el monarca entre 1966 y 1984 y de la que nació una niña en la década de los 60. Según ella misma ha contado en numerosas ocasiones, no supo que era hija de Alberto II, que reinó en Bélgica entre 1993 y 2013, hasta casi la mayoría de edad.

Temas Bélgica