25 oct 2020

Ir a contenido

Carrera armamentista

EEUU y Rusia se alejan de una prórroga del acuerdo nuclear Nuevo Start

Altos funcionarios de la Casa Blanca informaron que rechazaron la propuesta de Vladimir Putin de renovar por un año el pacto pero sin congelar las ojivas nucleares de ambos países

El Periódico

Lanzamiento de un misil desde una base de los EEUU.

Lanzamiento de un misil desde una base de los EEUU. / AFP

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien, rechazó la propuesta del presidente ruso, Vladímir Putin, para prolongar al menos un año el Nuevo Start, el último tratado de control de armas vigente entre Moscú y Washington.

O'Brian rechazó la proposición porque no incluye la congelación mutua de arsenales nucleares, algo que Washington había exigido para llegar a un acuerdo. "La propuesta de hoy del presidente Putin de extender el Nuevo Start sin congelar las ojivas nucleares lo hace inviable", dijo en Twitter O'Brian.

Negociaciones previas

Según el asesor, Washington había propuesto prorrogar el Nuevo Start durante un año a cambio de la congelación mutua de arsenales nucleares y ese acuerdo, al parecer, estuvo cerca durante una de las últimas rondas de negociaciones que se celebró en Ginebra el 2 de octubre.

"Creíamos que los rusos tenían la voluntad de aceptar esa proposición cuando yo me reuní con mi homólogo en Ginebra", reveló O'Brianl, quien consideró que la propuesta formulada por los EEUU habría sido una "victoria para ambas partes".

"EEUU -añadió- se toma en serio el control de armas que mantendrá a salvo el mundo. Esperamos que Rusia revalúe su posición antes de una costosa carrera armamentística".

Importancia del acuerdo

Washington y Moscú llevan desde junio dialogando para sustituir o renovar el Nuevo Start y, aunque se habían dado pocos avances, esta semana el negociador estadounidense, Marshall Billingslea, anunció un "principio de acuerdo" que ahora parece haberse desvanecido.

El Nuevo Start, firmado en 2010, limita el número de armas nucleares estratégicas, con un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos para cada una de las dos potencias, en tierra, mar o aire. Su vigencia podría ser prorrogada por cinco años, hasta 2026.

Otros países involucrados

Desde el principio de las negociaciones, los EEUU han insistido en que China debe ser parte de las conversaciones sobre el Nuevo Start a pesar de que el gigante asiático se niega a sentarse en la mesa de negociaciones al considerar que tiene muchas menos armas nucleares que Washington y Moscú.

A su vez, Rusia ha dicho que en todo caso habría que incluir a Francia y el Reino Unido, las otras dos potencias nucleares declaradas que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los expertos temen que la expiración del Nuevo Start lleve a una nueva carrera de rearme nuclear, ya que por primera vez desde 1972 no habría ningún acuerdo de control de armas atómicas en vigor entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.