28 nov 2020

Ir a contenido

COMUNICADO OFICIAL

Johnson pide al Reino Unido estar preparado para un 'brexit' sin acuerdo

El primer ministro británico exige "cambios fundamentales" a la UE para seguir negociando

La UE esquiva la polémica y confirma que el lunes el negociador de Bruselas viajará a Londres para intensificar las negociaciones

Begoña Arce / Silvia Martinez

El primer ministro, Boris Johnson, en una rueda de prensa.

El primer ministro, Boris Johnson, en una rueda de prensa. / JOHN SIBLEY (REUTERS)

Si la Unión Europea no hace concesiones, el Reino Unido da por acabadas las negociaciones sobre el acuerdo comercial del 'brexit'. Ese es el nuevo pulso de Boris Johnson a Bruselas, ya sea con la intención de lograr contrapartidas de última hora o bien dar por hecha la salida sin pacto alguno. En medio del azote de la segunda ola de coronavirus, que tiene a más de la mitad del país bajo severas restricciones y a la economía en estado comatoso, Johnson pidió este viernes a los británicos "que se preparen" para un 'brexit' sin acuerdo cuando concluya el período transitorio a finales de diciembre.

En un mensaje televisado, Johnson  cargó toda la responsabilidad a Bruselas por  la falta de compromiso, acusándoles de no querer ofrecer al Reino Unido un pacto como el forjado con Canadá. "Dado que se han negado a negociar seriamente en los últimos meses, he llegado a la conclusión de que debemos estar listos para el 1 de enero con acuerdos más del estilo de Australia, basado en el simple principio global del mercado libre". "Por tanto es el momento para nuestras empresas de estar listas, para nuestros transportistas de estar listos y para nuestros viajeros de estar listos", subrayó.

En la alocución evitó, sin embargo, dar explícitamente por acabadas las negociaciones, aunque exigió un "cambio fundamental de dirección" para seguir adelante. "Aunque no es lo que parece después de lo  escuchado en la cumbre", agregó. Poco después uno de sus portavoces fue más tajante. "Desde nuestro punto de vista, las negociaciones comerciales se han acabado. De hecho, les ha puesto fin la UE y, por tanto, sólo valdrá la pena hablar si hay un cambio fundamental de la posición de la UE".  El portavoz añadió que el jefe negociador de la UE, Michel Barnier, sólo debe desplazarse a Londres la próxima semana para las reuniones ya concertadas si está dispuesto a aceptar un compromiso.

Postureo político

El primer ministro ha venido advirtiendo desde hace meses a los británicos, y muy especialmente a las empresas, que se preparen para una ruptura sin acuerdo. También anunció desafiante en el pasado que si para el 15 de octubre no había en el horizonte una posibilidad de pacto y la situación no se había desbloqueado, el Reino Unido dejaría definitivamente la mesa de negociaciones. Ahora vuelve a amenazar con hacerlo, pero los mercados se resisten a creerle. Su intervención no provocó una caída de la libra esterlina como ha ocurrido en otras ocasiones durante los sobresaltos del 'brexit'. "Los mercados ven los comentarios de Boris Johnson básicamente como un postureo político en este momento", señaló un analista a Bloomberg. 

La impresión en Londres es que las negociaciones han entrado en la fase final, se habían hecho avances y es posible lograr un acuerdo, si bien la situación es tensa y frágil.  Quedan por resolver los dos puntos más graves de fricción: las cuotas de pesca comunitarias en aguas británicas y las garantías sobre subsidios estatales de Londres a empresas del Reino Unido, a fin de evitar la posible competencia desleal.

La UE esquiva la polémica

Pese al tono de Johnson, la Unión Europea optó este viernes por ignorar el amago del primer ministro británico y esquivar polémicas. "Si realmente quiere que la UE reconsidere su posición entonces debería haberse quedado como miembro para influir en el debate", le recordó el primer ministro holandés, Mark Rutte, uno de los tradicionales aliados del Reino Unido en la UE. "Los dirigentes soberanos de los 27 estados miembros que han decidido seguir en la UE no tienen por vocación contentar al primer ministro de Gran Bretaña", se sumó el presidente francés, Emmanuel Macron.

Los líderes europeos mantuvieron la línea a favor de un acuerdo satisfactorio para ambas partes y particularmente necesario para el Reino Unido. "No hay que olvidar esto, sobre todo, en un momento en el que la negociación entra en una fase más activa", recordó Macron, molesto con la actitud de Londres con la pesca. "Es un asunto que está siendo utilizado de forma táctica por los británicos porque en caso de no acuerdo es la única cuestión en la que Boris Johnson podrá decir que ha ganado", dijo sobre un mercado con un valor de 750 millones de euros para los pescadores europeos frente a los 1.000 millones anuales que supone el mercado de la energía europeo para los británicos.

Más allá del acceso al caladero británico y las futuras cuotas para los pescadores europeos, el gran obstáculo sigue siendo las reglas de la competencia leal, para preservar el mercado único europeo, y un mecanismo de resolución de conflictos que dirima futuros litigios. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, confirmó que el equipo del negociador jefe de la UE, Michel Barnier, se desplazará este próximo lunes 19 de octubre a Londres para "intensificar las negociaciones" en busca de un acuerdo que no será "a cualquier precio", la coletilla más repetida este viernes en Bruselas.