DILEMA NUCLEAR

Japón planea tirar al mar el agua contaminada de Fukushima tras filtrarla

El Gobierno nipón necesita una solución para el millón de metros cúbicos de agua radioactiva acumulada tras el accidente nuclear de 2011

Almacenamiento de agua contaminada en Fukushima en Enero del 2020 

Almacenamiento de agua contaminada en Fukushima en Enero del 2020  / AARON SHELDRICK (REUTERS)

Se lee en minutos

El Periódico / Agencias

Después de años de debates, Japón oficializará próximamente su decisión de lanzar al océano el agua contaminada durante la catástrofe nuclear de Fukushima tras filtrarla. El potente movimiento de oposición local argumenta que, pese a haber sido filtrada en varias ocasiones, el millón de metro cúbicos de agua todavía contiene un agente radioactivo.

Las autoridades japonesas se han visto obligadas a tomar una decisión urgente en relación a la gestión del agua, ya que en 2022, el millar de cisternas de Fukushima en las cuales se almacena el líquido quedará saturada. Esta agua procede de la lluvia, del manto subterráneo y de las inyecciones que fueron necesarias para enfriar los reactores que entraron en fusión tras el tsunami del 11 de marzo de 2011.

El agua fue filtrada varias veces para eliminar la mayoría de las sustancias radioactivas que contenía, a excepción del tritio, que no puede ser eliminado con las técnicas actuales. El tritio es peligroso para la salud humana en dosis altas, según los expertos. El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) también defendió la solución de que el agua sea expulsada al mar. Este tipo de procedimiento ya se hace en otras instalaciones nucleares en funcionamiento, tanto en Japón como en otras partes del mundo.

Oposición de la sociedad civil

Te puede interesar

Esta opción fue muy criticada por los pescadores y los agricultores locales, que temen que la imagen de sus productos se degrade todavía más, y por la sociedad civil, preocupada por las posibles consecuencias medioambientales. Corea del Sur ya prohíbe la importación de productos marinos de Fukushima y estas limitaciones podrían aumentar tras la decisión.

Fuentes oficiales de la Administración japonesa han asegurado que la decisión podría ser tomada este mes, pero no se haría efectiva hasta dentro de dos años y tardaría décadas en completarse. Las otras opciones que fueron analizadas son la evaporación o el almacenamiento a largo plazo.