23 oct 2020

Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

La UE urge a Londres a mover ficha y dice que no aceptará un pacto a cualquier precio

Los líderes europeos piden a Johnson que haga "lo necesario" para el acuerdo y Barnier anuncia su disposición a viajar a Londres la próxima semana

El negociador británico califica las conclusiones del Consejo Europeo de "decepción" y confirma que este viernes adoptarán su posición

Silvia Martinez

Los asistentes a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE departen durante un receso.

Los asistentes a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE departen durante un receso. / KENZO TRIBOUILLARD (AP)

A menos de 100 días para la fecha de desconexión total entre el Reino Unido y la Unión Europea, el próximo 31 de diciembre del 2020, los avances en las negociaciones del futuro acuerdo comercial entre ambos bloques siguen siendo insuficientes. Los jefes de estado y de gobierno de la UE han constado este jueves el 'impasse' durante la primera jornada de la cumbre europea de la que ha salido un mensaje alto y claro: “todos queremos llegar a un acuerdo pero no a cualquier precio”, ha recordado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, tras la conversación a puerta cerrada y sin teléfonos móviles con el negociador jefe europeo, Michel Barnier.

La Unión Europea ha insistido en que está dispuesta a seguir negociando hasta el último minuto y confía en que será posible seguir avanzando en las “próximas semanas”, pero también ha avisado de que ahora es el primer ministro británico, Boris Johnson, y el Reino Unido quienes tienen que mover ficha y hacer “los movimientos necesarios” para hacer posible un acuerdo. Es más, las conclusiones de la cumbre encargan a estados miembros, instituciones y todos los actores interesados que aceleren los preparativos y los planes de contingencia necesarios para prepararse ante cualquier resultado, incluida una ruptura sin acuerdo a finales de año.

Un mensaje que ha sido recibido con mucha frialdad en Londres. “Decepcionado con las conclusiones del Consejo Europeo sobre las negociaciones Reino Unido-Unión Europea. Sorprendido de que la UE no se comprometa ya con trabajar 'intensamente’ para lograr la futura relación”, ha lanzado el negociador británico, David Frost, en las redes sociales sobre un término eliminado en el texto aprobado por los Veintisiete. “También sorprendido por la sugerencia de que para alcanzar un acuerdo todos los futuros movimientos deben venir del Reino Unido. Es una enfoque inusual de conducir una negociación”, ha puntualizado. Y ha anunciado que fijará la posición británica este mismo viernes, en línea con la decisión de Johnson de fijar esta cumbre como límite para conseguir un acuerdo.

"Discrepancias excesivas" en tres capítulos

Un pacto que sigue resistiéndose. Barnier ha explicado al término de la reunión que hay áreas, aunque no ha detallado cuáles, en las que sí se ha avanzado y en las que un acuerdo está al alcance de la mano. Pero también ha destacado las “discrepancias excesivas” en las tres grandes líneas rojas de la UE en esta negociación: la pesca y el acceso al caladero británico de la flota europea, la gobernanza y un mecanismo de resolución de disputas, así como el llamado 'level playing field' o los estándares para garantizar una competencia leal entre las empresas de ambos lados del canal de la Mancha una vez que se produzca la salida del Reino Unido del mercado interior tras el período transitorio. 

“Nuestra postura está clara desde el primer día. Si quieren acceder a un mercado de 450 millones de consumidores y 22 millones de empresas [de la UE] tiene que haber una competencia leal y justa”, ha reiterado Barnier que ha explicado que la UE quiere un tratado en el que figuren unos principios precisos y unas garantías de que la soberanía reglamentaria que recuperará el Reino Unido no se utilice como un instrumento de dumping en perjuicio de las empresas y los sectores europeos. “Tiene que ser posible construir un marco de transparencia y equivalencia reglamentaria para que la competencia sea libre y justa”, ha insistido.

El problema de la pesca

Otro de los focos de fricción es la pesca y el acceso al caladero británico de los 11 estados afectados por la salida británica, especialmente los 8 países –España incluida- que dependen de las cuotas concedidas en aguas británicas. “En julio ya dije que estaba dispuesto a negociar pero no he visto la misma disponibilidad de la parte británica. Somos conscientes de que habrá que hacer un esfuerzo pero debe ser razonable y el Reino Unido tiene que entenderlo”, ha avisado Barnier sobre un elemento particularmente importante para Francia. “Nuestros pescadores no deberían ser aquellos sacrificados por el 'brexit'”, ha recordado el presidente francés, Emmanuel Macron.

El dirigente francés, que mantiene la “confianza plena” y avala la "unidad" de los 27 líderes europeos, ha anunciado contactos este viernes con David Frost y su disposición a viajar a Londres con su equipo desde el próximo lunes para llegar a un acuerdo en las próximas dos o tres semanas. “He propuesto a la parte británica seguir negociando la próxima semana en Londres, con fin de semana si hace falta, y la siguiente en Bruselas”, ha explicado. “Estaremos disponibles hasta el último día”, ha garantizado.