01 dic 2020

Ir a contenido

CORONAVIRUS EN EUROPA

Portugal decreta el estado de calamidad ante el aumento de contagios

Las reuniones quedarán limitadas a un máximo de cinco personas bajo amenazas de multas de hasta 10.000 euros

Lucas Font

Viajeros en el metro de Lisboa. 

Viajeros en el metro de Lisboa.  / EFE

El Gobierno portugués ha elevado este miércoles el nivel de alarma en el país ante la preocupante evolución de la pandemia. A partir de esta medianoche Portugal pasará del estado de contingencia al estado de calamidad, el nivel máximo de alarma que puede decretar el Ejecutivo sin aprobación parlamentaria. Las reuniones quedarán limitadas a un máximo de cinco personas en espacios públicos y también en restaurantes, algo que hasta ahora estaba permitido a grupos de hasta 10 personas, mientras que en los eventos familiares como bodas o bautizos la asistencia no podrá superar las 50 personas.

En la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, el primer ministro António Costa ha calificado de “grave” la situación y por eso ha anunciado que reforzará la vigilancia para garantizar que se cumplen con las nuevas restricciones bajo la amenaza de multas de hasta 10.000 euros. “El comportamiento individual de todos los portugueses nos permitió frenar la evolución de la pandemia en abril y, una vez más, depende de cada uno de nosotros el éxito en la lucha contra el virus”, ha asegurado Costa.

Las medidas decretadas por el Gobierno incluyen también la prohibición de los centros de enseñanza superior de realizar cualquier actividad no lectiva. “Existe un cansancio entre muchas personas por las limitaciones y percibo que hay jóvenes que tienen una idea equivocada del riesgo del Covid. Este riesgo menor es ilusorio”, ha advertido el primer ministro. Una advertencia que llega tras la detección de varios brotes en tres universidades en el norte del país, dos en Oporto y una en Aveiro, en los que hay cerca de 200 estudiantes Erasmus contagiados, entre ellos decenas de españoles.

Uso de la mascarilla en la calle

El jefe del Ejecutivo ha insistido también en la recomendación de usar la mascarilla en la calle y en el uso de la aplicación StayAway Covid para rastrear posibles contagios, especialmente en el ámbito laboral y de la enseñanza. Por ahora estas dos medidas no son obligatorias aunque el Gobierno planea tramitar de urgencia una Ley en el Parlamento, entre hoy y mañana que permita su instauración lo más rápido posible.

Las medidas aplicadas por el Ejecutivo tendrán un alcance nacional a pesar de que los principales contagios se están produciendo en las áreas metropolitanas de Lisboa y Oporto. Este miércoles el país ha superado por primera vez la barrera de los 2.000 contagios (2.072 en las últimas horas) y registra más de 1.000 casos diarios desde el pasado jueves, algo que no ocurría desde mediados de abril. También crece el número de hospitalizaciones, las cuales rozan el millar y alcanzan la cifra más alta desde el 30 de abril. En cuanto al número de fallecidos, Portugal notificó ayer su mayor cifra desde el pasado 20 de mayo, con 16 decesos, aunque hoy se ha reducido a siete personas. En total el país alcanza los 91.193 infectados y los 2.117 muertos.