30 oct 2020

Ir a contenido

CARRERA A LA CASA BLANCA

Twitter anuncia medidas para frenar la desinformación electoral en EEUU

La red deshabilitará temporalmente de su algoritmo la recomendación de tuits de cuentas de figuras políticas

La plataforma también ha avanzado que eliminará aquellos mensajes que inciten a la violencia

Idoya Noain

Un usuario accede a Twitter en su móvil.

Un usuario accede a Twitter en su móvil. / MIKE BLAKE (REUTERS)

En el ojo del huracán por su papel fundamental a la hora de diseminar desinformación, los gigantes de internet siguen dando pasos para tratar de evitar repetir sus graves errores, o al menos minimizarlos, especialmente ante la inminencia de unas elecciones en Estados Unidos sobre las que sobrevuelan oscuras nubes. Una semana después de que Facebook anunciara que a partir del 3 de noviembre vetará hasta nuevo aviso anuncios de temas sociales, políticos o electorales, este viernes Twitter (que ya prohibió el año pasado anuncios políticos) ha anunciado que pone en marcha medidas para tratar de frenar esa propagación de desinformación.

Entre los pasos más destacados, y que no ha adoptado ninguna otra plataforma de momento, está deshabilitar temporalmente de su algoritmo la recomendación de tuits de cuentas de figuras políticas y cuentas estadounidenses de más de 100.000 seguidores que la propia red haya marcado como desinformación (algo que ha hecho últimamente con varios tuits del presidente Donald Trump). En esos mensajes etiquetados estarán deshabilitadas las funciones de 'like', retuit o respuesta.

Los cambios comunicados por Twitter tendrán carácter temporal pero están diseñados alrededor de las presidenciales estadounidenses, en las que el auge del voto por correo en mitad de la pandemia hace augurar que el conteo de los votos se alargará, haciendo que tarde en conocerse el ganador.

El miedo a que esas circunstancias se aprovechen para incitar a la violencia es real y Twitter también ha anunciado que eliminará tuits que lo hagan. Asimismo, etiquetará los que declaren un ganador antes de que lo haya hecho algún organismo oficial o al menos dos medios nacionales respetados que hacen proyecciones electorales y reenviará a los usuarios a su propia página de información electoral.

Para frenar la propagación de desinformación, además, la red ralentizará la opción de retuitear animando a quien intente hacerlo primero a añadir un comentario o una opinión (aunque se podrá optar por no escribir nada). Y si un usuario quiere retuitear algo que ha sido etiquetado como desinformación, se le recordará que va a compartir información inexacta.

Desagrado de Trump

Aunque las medidas no incluyen la retirada del apartado de tendencias, que solicitaban muchos observadores y críticos al considerarlas vulnerables a 'trolls' y 'bots' y a hackeos como los que recientemente lograron supremacistas blancos y los conspiracionistas de QAnon, Twitter sí va a intensificar la comprobación de datos y el intento de dar contexto a los temas que aparezcan en esa sección.

En conjunto los nuevos pasos más que posiblemente no serán del agrado de Trump, que tiene 87 millones de seguidores en la red social. En mayo, después de que etiquetaran con una alerta uno de sus tuits con falsedades sobre el voto por correo, el mandatario firmó una orden ejecutiva con el objetivo de limitar protecciones a la redes sociales. Cuando tuitea “¡Sección 230!”, está refiriéndose a esas protecciones.