26 oct 2020

Ir a contenido

CARRERA A LA CASA BLANCA

¿Cómo funcionan las elecciones presidenciales en EEUU? El sistema electoral, en 8 claves

Los comicios se celebran cada cuatro años y se elige al presidente por sufragio indirecto

Gana la votación el candidato que obtiene, al menos, 270 votos electorales

Laura Puig

Un elector ejerce su derecho al voto en Virginia, en una imagen de archivo.

Un elector ejerce su derecho al voto en Virginia, en una imagen de archivo. / ANDREW CABALLERO-REYNOLDS (AFP)

Estados Unidos es un régimen presidencialista que celebra elecciones para elegir al jefe del Estado y del Gobierno cada cuatro años invariablemente. El próximo 3 de noviembre, los ciudadanos estadounidenses tendrán una nueva cita con las urnas. Así es como funciona el sistema electoral de EEUU en 8 claves:

1. ¿Quién puede presentarse a las elecciones?

Cualquier persona mayor de 35 años que haya nacido en Estados Unidos y pueda acreditar que ha residido en el país durante, al menos, 14 años.

Según la enmienda 22 de la Constitución, introducida en 1951, no se puede ejercer como presidente más de dos mandatos (ocho años).

2. Primarias en el primer semestre

El proceso electoral estadounidense arranca unos meses antes de los comicios del mes de noviembre. En el primer semestre del año se activa el mecanismo de las primarias para elegir al candidato de cada partido. Para participar en estas elecciones, los ciudadanos mayores de 18 años deben registrarse como votantes. Cada estado regula los requisitos del registro, con excepción de Dakota del Norte, donde cualquier vecino puede votar en las primarias de cualquier partido.

En esta ocasión, el proceso se inició el 3 de febrero con el caucus de Iowa. Los caucus son una modalidad de primarias basada en una asamblea en la que los ciudadanos registrados o afiliados al partido en cuestión eligen, tras un debate previo, a su candidato a mano alzada o depositando su voto en una urna.

3. Unción de los candidatos en la convención

Una vez celebradas las primarias en todos los estados, cada partido celebra una convención nacional para ungir a su candidato a la presidencia, que desvela en el cónclave algunas de las líneas maestras de su campaña. Además, este evento -uno de los grandes acontecimientos políticos en EEUU rebajado a 'show' virtual este año a causa de la pandemia- sirve para que el aspirante a la Casa Blanca presente a su compañero de 'ticket', el candidato a la vicepresidencia.

4. El día de la elección, fijado por la Constitución

La fecha de las elecciones presidenciales se definió poco después de la independencia de Estados Unidos y se ha mantenido hasta ahora. Según consta en la Constitución, los comicios se celebran el primer martes después del primer lunes del mes de noviembre de los años bisiestos y de los divisibles por 100.

¿Por qué estas condiciones tan encorsetadas? El motivo es cultural, responde a las costumbres y la organización de la época. Se fijó el mes de noviembre porque todavía no es invierno y era más difícil que hubieran problemas de transporte por causa de la meteorología. Y se especificó que fueran el primer martes después del primer lunes para evitar que coincidiera con la festividad de Todos los Santos (1 de noviembre).

5. Llega el día E. ¿Quién puede votar?

Igual que en las primarias, pueden acudir a las urnas aquellos ciudadanos mayores de 18 años que se hayan registrado previamente como votantes. En este caso, en el estado de Dakota del Norte tampoco es necesaria esta gestión para ejercer el derecho al voto.

6. Una elección indirecta: compromisarios y electores

Las elecciones presidenciales en EEUU son por sufragio indirecto. Los votantes estadounidenses no escogen directamente a su candidato, sino que votan por un compromisario o electores dentro de cada estado. Estos serán los que emitirán los votos electorales en nombre de los votantes. El ganador es aquel que obtiene una mayoría absoluta de votos electorales, que puede no corresponderse con el voto popular.

En total hay 538 compromisarios que conforman el Colegio Electoral. La cifra equivale al número de diputados de la Cámara de Representantes (435), senadores (100) y los tres delegados de Washington D.C. (Distrito de Columbia). Se distribuyen entre los 50 estados más el Distrito de Columbia en función de la población y es equivalente al número de diputados y senadores que corresponde a cada territorio. Los estados con más electores son California (55), Texas (38) y Nueva York y Florida (ambos con 29).

Cada estado dicta las normas que fijan el voto de los compromisarios. La mayoría concede todos los votos electorales del estado al candidato que obtiene la mayoría absoluta de los votos populares, con la excepción de Nebraska y Maine, que distribuyen el voto proporcionalmente entre cada candidato según el porcentaje de votos populares recibidos.

7. ¿Quién gana las elecciones?

El ganador de los comicios presidenciales es aquel que obtiene, al menos, 270 votos electorales, independientemente de haya obtenido menos votos populares como sucedió en los últimos comicios, en los que Donald Trump venció a Hillary Clinton por 306 votos electorales frente a 232 a pesar de la que candidata demócrata obtuvo un 2% más de apoyo popular.

En el caso de que ningún candidato llegue a este mínimo, es el Congreso el encargado de elegir al presidente, según marca la enmienda 12 de la Constitución.

8. Recuento e investidura

Según marca la Constitución, el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre, en esta ocasión el 14 de diciembre, los electores que integran el Colegio Electoral emiten formalmente sus votos electorales y los envía al Congreso, donde serán recontados certificados el 6 de enero.

La Carta Magna también fija que los presidentes deben jurar el cargo el 20 de enero en las escaleras del Capitolio, ante el presidente del Tribunal Supremo, mediante la siguiente fórmula: "Juro solemnemente que ejerceré fielmente el cargo de presidente de Estados Unidos y, hasta el límite de mi capacidad, preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos".