POSITIVO ANUNCIADO

Trump ingresa en un hospital por coronavirus

La Casa Blanca justifica su traslado por motivos de precaución y afirma que seguirá trabajando desde el hospital Walter Reed

El médico del presidente de EE UU y otras fuentes aseguran está fatigado, tiene algo de fiebre, tos y congestión nasal

Trump dice que evoluciona favorablemente tras su ingreso en el hospital por coronavirus.  En la foto, el presidente en un mitin electoral celebrado el pasado 22 de septiembre en Pittsburgh.  / AFP / MANDEL NGAN / VÍDEO: EUROPA PRESS

Se lee en minutos

Ricardo Mir de Francia

Donald Trump ha ingresado este viernes en el hospital militar Walter Reed, menos de 24 horas después de anunciar su positivo por Covid-19. El presidente de Estados Unidos ha salido de la Casa Blanca por su propio pie, vestido con traje y corbata, con mascarilla y sin aparentes dificultades para caminar en dirección al helicóptero que le ha trasladado hasta el prestigioso centro sanitario situado a las afueras de Washington. Su portavoz ha anunciado que se trata de “una medida de precaución” y que “seguirá trabajando” desde la suite presidencial del Walter Reed “durante los próximos días”. Por el momento no tiene intención de ceder la autoridad del país a su vicepresidente, Mike Pence. “El presidente está el mando”, ha dicho el portavoz Judd Deere.

Fuentes de ‘The Washington Post’ han asegurado que, entre otros síntomas, Trump tiene algo de fiebre, tos y congestión nasal. Antes de dirigirse al hospital, el republicano ha hecho público un vídeo en el que agradece “el tremendo apoyo” que ha recibido de los estadounidenses. “Creo que está yendo todo muy bien, pero queremos asegurarnos de que todo sale bien”.

Trump anunció su contagio en la madrugada del jueves al viernes, poco después de asistir a un evento de recaudación de fondos en el que no informó a los asistentes de que había quedado expuesto al virus, después de que una de sus asesoras más cercanas diese positivo. 

Tratamiento experiemental

El médico del presidente aseguró además que se le ha suministrado un tratamiento experimental contra el Covid-19, concretamente un “coctel de anticuerpos” desarrollado por Regeneron, una compañía farmacéutica con sede en el estado de Nueva York. También se le ha administrado zinc, vitamina D y famotidina para prevenir las úlceras estomacales. “Se mantiene fatigado, pero está bien de ánimo”, ha dicho su doctor, el comandante de la Marina, Sean Conley. 

 

Aunque no hay ningún tratamiento aprobado contra el Covid-19 por las autoridades estadounidenses, el Regeneron es uno de los más prometedores y se encuentra en fase avanzada de un ensayo clínico que se desarrolla desde julio en EE UU, Brasil, Chile y México. Los resultados iniciales en los pacientes a los que se ha administrado sugieren que puede reducir la incidencia del virus en el cuerpo y acortar los períodos de recuperación cuando se administra en los primeros estadios de la infección. 

Factores de riesgo

A sus 74 años, Trump rehúne varios de los factores de riesgo para desarrollar los síntomas más graves de Covid-19, debido a su edad, su género y la obesidad que padece. Su esposa, Melania Trump, también contagiada,"sigue estando bien, con solo una leve tos y dolor de cabeza". El resto de la familia Trump "se encuentra bien y hoy dieron negativo por SARS-CoV-2", concluyó el médico de la Casa Blanca. 

Biden suspende sus anuncios

La convalecencia de Trump no ha frenado la campaña, pero si ha reducido su alto voltaje político. Tras meses de enconamiento y gruesas acusaciones cruzadas, Joe Biden ha retirado temporalmente los anuncios negativos contra el presidente. "Este no puede ser un momento partidista. Tiene que ser un momento estadounidense. Tenemos que volver a unirnos como nación", dijo el demócrata en las redes sociales. 

Te puede interesar

Biden pasó la jornada en Michigan, otro de los estados industriales del Medio Oeste que decidirá las elecciones, tras haber viajado por Ohio y Pensilvania la víspera en tren. Desde que se anunciara el positivo de Trump, ha expresado sus "mejores deseos" para que el presidente se recupere cuanto antes y ha dicho que su familia reza por él. Este giro inesperado en la campaña ha dejado a Trump sin uno de sus principales argumentos, que no era otro que la supuesta debilidad física de su rival. El republicano llevaba meses diciendo que Biden ha perdido sus facultades mentales y se encuentra en un estado de senilidad. El debate del martes sirvió nuevamente para refutarlo. 

El demócrata aprovechó su mitin en Grand Rapids para demandar que el uso de la mascarilla sea obligatorio en todo EE UU. A Bien nunca se le ha visto en público sin ella, a diferencia de lo que ha hecho Trump, quien se ha mofado también con frecuencia de la actitud de su rival. Tanto su candidadata a la vicepresidencia, Kamala Harris, como el expresidente, Barack Obama, desearon a Trump una pronta recuperación.