01 nov 2020

Ir a contenido

Pandemia

Reino Unido prepara donación de 600 millones de dólares a la red Covax

El Gobierno británico destinará estos recursos a la plataforma de la OMS para ayudar a que 92 de los países más pobres del mundo puedan acceder a una vacuna contra la COVID-19

El Periódico

Ensayo de la vacuna del coronavirus en voluntarios.

Ensayo de la vacuna del coronavirus en voluntarios. / AP

El primer ministro británico, Boris Johnson, tiene previsto anunciar este sábado que su país facilitará más de 600 millones de dólares al programa Covax, la plataforma de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el desarrollo, producción y distribución equitativo de la vacuna contra la COVID-19.

Así lo señaló este viernes el Gobierno británico en un comunicado, en el que adelantó parte del mensaje grabado por Johnson para la Asamblea General de la ONU, que será emitido mañana.

Ayuda solidaria

El Reino Unido se comprometerá a aportar 500 millones de libras (unos 637 millones de dólares) para financiar la vertiente de Covax diseñada para ayudar a 92 de los países más pobres del mundo a acceder a una vacuna contra el coronavirus. Esa cantidad se sumará a 48 millones de libras (más de 60 millones de dólares) ya prometidos previamente.

Al mismo tiempo, Boris Johnson dará a conocer una contribución inicial de 71 millones de libras (unos 90 millones de dólares) para adquirir a través de Covax hasta 27 millones de dosis de la futura vacuna para su país, con los que quiere complementar los contratos que ya tiene para obtener dosis por otras vías.

Prevenir futuras pandemias

Además, el primer ministro usará su discurso ante la ONU para anunciar una contribución de 340 millones de libras (433 millones de dólares) al presupuesto de la OMS durante los próximos cuatro años, un aumento del 30 % con respecto a los cuatro precedentes.

Johnson, según indicó su Gobierno, también prevé proponer a Naciones Unidas un plan de cinco puntos para prevenir futuras pandemias, desarrollado en colaboración con la Fundación Bill y Melinda Gates y el Wellcome Trust, una fundación científica británica.

El plan incluye el establecimiento de una red mundial de centros de investigación de enfermedades zoonóticas, transmitidas por animales, con el fin de identificar el próximo gran patógeno antes de que sea demasiado tarde.