28 nov 2020

Ir a contenido

Tensiones regionales

Maduro acepta que la crisis económica impulsa la inmigración de venezolanos

El presidente de Venezuela señaló ante la Asamblea General de la ONU que la salida de millones de personas ha sido provocada directamente por las sanciones impuestas por los EEUU

El Periódico

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. / AP

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, reconoció la emigración venezolana al intervenir en la Asamblea General de la ONU, tema que durante mucho tiempo negó su Gobierno y que según afirmó, se produjo "por razones económicas".

"Como consecuencia directa de las medidas coercitivas, unilaterales y de las agresiones económicas impuestas por el Gobierno de Estados Unidos a nuestro pueblo, se ha producido coyunturalmente un proceso de emigración de ciudadanos, fundamentalmente por razones económicas", afirmó Maduro en una transmisión grabada previamente.

Pese a que el mandatario no mencionó ningún número concreto de emigrantes que partieron ante la prolongada crisis económica y social que vive Venezuela, la ONU ha cifrado en unos 5 millones de personas las que han debido abandonar el país caribeño en busca de un futuro mejor.

Retornos voluntarios

Colombia es el país que más venezolanos ha recibido con unos 1,7 millones, según el último dato de las autoridades migratorias. Además, la frontera común era cruzada a diario por unas 35.000 personas antes de la pandemia, muchas de las cuales acudían al país andino como nación de tránsito hacia otros destinos o para instalarse definitivamente.

Sin embargo, Maduro aseguró que Venezuela "enfrenta una oleada de retornos voluntarios" que según cifras del Gobierno, ronda los 70.000, muchos de los cuales proceden "de países con altísimos niveles de contagio" de COVID-19 como Colombia, Ecuador, Perú, Chile o Brasil.

Ese retorno en su opinión, está fundamentado en varias razones, entre las que citó "la sistemática violación a los derechos humanos, políticas anacrónicas y xenófobas" contra los migrantes durante la pandemia de COVID-19, que los obligó a volver a su país de origen al quedarse sin empleo y, por tanto, sin recursos económicos.

Cambia el discurso

Hasta el momento, el Gobierno de Maduro había negado ese proceso de éxodo hacia otros países e incluso el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, llegó a afirmar que las fotos de migrantes por el continente eran "un montaje".

"¿No les parece sospechoso que hay fotos en Perú (de venezolanos) caminando por la orilla de la carretera? En Ecuador, en Colombia (...) parece que eso fuese luces, cámaras, acción. Los bajan de los autobuses, no los dejan montar y los dejan en cualquier sitio, no les queda otra (que caminar) y esa es la toma que hacen", afirmó el considerado como número dos del chavismo.

Frente a la actual situación de retorno, la oposición ha denunciado que el Gobierno ha impedido el regreso de miles de venezolanos, algunos de los cuales esperan desde hace meses en diversos países a que el Ejecutivo de Maduro autorice un vuelo que les permita regresar.

Fondos para inmigrantes

Por su parte, Maduro se preguntó "cuál ha sido la reacción del mundo que dice preocuparse por Venezuela" ante la situación de los venezolanos en el mundo e insinuó que ha habido corrupción entre quienes se encargado de atenderlos.

"Nos preguntamos cómo es posible, a pesar de las enormes cantidades de dólares que se han otorgado a estos gobiernos (de países receptores de migrantes) mediante extravagantes conferencias de captación de donantes para los migrantes venezolanos, qué hicieron con ese dinero", apostilló el gobernante venezolano. Y añadió otra pregunta "¿Se lo robaron los gobiernos?".

"Creemos que hay que revisar con rigurosidad (...) el rol que ha venido jugando algunas agencias de Naciones Unidas o algunos personeros de algunas agencias en estos procesos como la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) o la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

Sanciones de los EEUU

De nuevo, como hizo en sus intervenciones previas, denunció las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela y reivindico la organización de un mundo multipolar, frente a la "pretendida dictadura global enarbolada desde Estados Unidos".

Como ejemplo de esa labor multilateral, Maduro citó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su labor durante la pandemia.

"La OMS debe ser un ejemplo de multilateralismo que necesitamos reforzar, la OMS debe ser una organización que actúe y hable de manera fiel, sin doblegarse a presiones, extorsiones y ataques de los poderosos, que confirma su autoridad moral, su capacidad científica y cooperación con base en la solidaridad", concluyó.