Caso polémico

Un militar del equipo de Bolsonaro deberá cumplir en España condena por narcotráfico

La justicia española obliga a pasar seis años en una cárcel de Sevilla al sargento del Ejército del Aire brasileño que viajó con el presidente de su país y llevaba una maleta llena de cocaína

Bolsonaro frente a un grupo de soldados en el Palacio presidencial de  Alvorada, en Brasilia.

Bolsonaro frente a un grupo de soldados en el Palacio presidencial de  Alvorada, en Brasilia. / BRUNA PRADO

Se lee en minutos

El Periódico

El sargento del Ejército del Aire brasileño, que fue arrestado en el aeropuerto de Sevilla con 37 kilos de cocaína en una maleta cuando viajaba con el presidente de su país, Jair Bolsonaro, tendrá que cumplir toda la pena en España, seis años de prisión.

El militar fue arrestado el 25 de junio de 2019 en el aeropuerto de sevillano, cuando acompañaba al presidente de su país a una cumbre a Japón, y fue condenado a la citada pena y una multa de dos millones de euros, decisión que ha reafirmado la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla, que ha dictado un auto que señala que no podrá viajar a su país hasta que salga libre.

Delito grave

Según ha adelantado Diario de Sevilla y ha confirmado a Efe uno de sus abogados, Enrique Rojo, el juzgado sevillano ha aplicado el artículo 89 del Código Penal, que contempla que en las condenas por delitos graves que excedan de cinco años de prisión se puede reclamar que la pena se cumpla en España en su totalidad.

En su comparecencia ante el tribunal, el militar admitió que llevaba 37 tabletas de cocaína en su maleta, su portatrajes y una mochila y que la droga le fue entregada en Brasil.

El trabajo sucio

Te puede interesar

"Quien me la entregó me dijo que su destino era Suiza y que yo debía meterla en Europa", explicó M.S.R. en el juicio, quien añadió que su misión era acudir al centro comercial Alcampo "sobre las tres o cuatro de la tarde" del día de autos, el 25 de junio de 2019, para allí dar la cocaína a otro hombre a quien no conocía.

"Tenía que ir con ropa de camuflaje, con una camisa verde, y la otra persona me conocería por una foto. Íbamos a quedar en el Burger King y él me haría una seña", ha proseguido. El militar, que traficó con cocaína con una pureza del 80 % y estaba valorada en 1,4 millones de euros, se encuentra internado en la cárcel Sevilla I, en Alcalá de Guadaíra.