27 oct 2020

Ir a contenido

Pieza invaluable

Bélgica devuelve a Guatemala una máscara de jade de la era prehispánica

La máscara tiene su origen entre los años 600 y 900 D.C.

El Periódico

La máscara volverá próximamente a Guatemala.

La máscara volverá próximamente a Guatemala. / Embajada de Guatemala

Bélgica devolvió a Guatemala este lunes una máscara de jade del período prehispánico que había sido sacada ilegalmente del país centroamericano y que posteriormente fue confiscada en Bruselas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores guatemalteco informó en un comunicado de prensa que la máscara fue decomisada por la capital belga el 24 de octubre de 2008 y que "tras 12 años de litigio" la Justicia del país europeo "resolvió" la devolución a Guatemala.

"La pieza, de mosaicos de jade, fue sustraída de manera ilícita de Guatemala por traficantes internacionales", detalló la Cancillería, sin detallar la fecha del robo.

De acuerdo a la misma fuente, la máscara tiene su origen "entre los años 600 y 900 D.C." y la autenticidad de la misma "fue certificada en su momento por Sergei Purini, experto del Museo Real de Arte e Historia de Bélgica.

La entrega de la pieza se realizó este lunes en la embajada de Guatemala en Bélgica, ubicada específicamente en Bruselas, y estuvo a cargo de Serge Lemaitre en calidad de "Conservador de la colección de las Américas", precisó la misma fuente.

Por Guatemala estuvo presente el embajador ante Bélgica, José Alberto Briz Gutiérrez.

La Cancillería subrayó que la máscara de la época prehispánica pertenece al período clásico tardío de la civilización maya y "procede de la región de Petexbatun".

Además, el "bien cultural" representa a "Chac, Dios maya de la lluvia, el trueno y los puntos cardinales".

La máscara volverá próximamente a Guatemala, aunque no se ha divulgado su destino final en el país centroamericano.

El pasado 14 de agosto, la Cancillería anunció el retorno de dos piezas arqueológicas prehispánicas del este del país donadas por una mujer estadounidense que las obtuvo de un coleccionista privado.

Las piezas, una olla y un cuenco, son del período clásico, entre los años 250 y 950, según puntualizó el ministerio de Relaciones Exteriores en su momento.