COMICIOS LOCALES EN EL GIGANTE EUROASIÁTICO

La oposición mantiene el pulso a las fuerzas gubernamentales en las elecciones regionales de Rusia

El líder opositor, el bloguero Alekséi Navalni, convaleciente en un hospital de Berlín, asegura que la consigna de `voto inteligente¿ estaba funcionando tras difundirse los primeros resultados en las zonas más orientales del país

Sergei Boiko, líder del partido Coalición 2020. que apoya Alexei Navalny, vota hoy en un colegio electoral de la ciudad siberiana de Novosibirsk.

Sergei Boiko, líder del partido Coalición 2020. que apoya Alexei Navalny, vota hoy en un colegio electoral de la ciudad siberiana de Novosibirsk. / AFP / ALEXANDER NEMENOV

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

Son éstas unas elecciones dispares, en las que se eligen diputados de parlamentos regionales, concejales de ayuntamientos o gobernadores, en cerca de la mitad de los 85 sujetos de que se compone la Federación Rusa. Pero una conclusión parece emerger a medida que avanza el recuento de los votos en las zonas más orientales: pese a las presiones y trabas administrativas, en aquellas elecciones y circunscripciones donde aspirantes apoyados por el bloguero Alekséi Navalni habían logrado presentar candidaturas, éstas conseguían mantener el pulso a las fuerzas y candidatos progubernamentales.

En Novosibirsk, cuando se llevaba escrutado el 24% de los votos, cinco de los 30 candidatos a concejal se habían posicionado en primer lugar frente a sus rivales de partidos sistémicos, Rusia Unida y en menor medida el Partido Comunista de Rusia. En una decena de circunscripciones, se hallaban en segunda posición. Con los primeros resultados en la mano, la cuenta de tuit a nombre del propio Navalni, convaleciente en un hospital de Berlín, ha proclamado con alborozo que en Novosibirsk y en Tomsk, la región vecina, “la consigna del voto inteligente –votar por aquel aspirante mejor colocado para derrotar al representante gubernamental- está ganando”.

A miles de kilómetros de Alemania, en la capital de Siberia, Serguéi Boiko, líder de la Coalición 2020 respaldada por Navalni, pidió a sus observadores presentes en los colegios que extremasen la vigilancia, ya que estos resultados no satisfactorios podría empujar a la élite local a manipular el recuento en fases posteriores.              

Todo ello, pese a que la apatía y una baja participación fueron las notas dominantes en la jornada electoral. En la sede del Colegio Económico y Comercial, junto al Mercado Central de Novosibirsk, se había instalado un centro de voto al que los censados acudían con cuentagotas, a razón de uno o dos cada cuarto de hora. Eso sí, todos los que habían optado por depositar su papeleta aseguraban que querían apoyar "el cambio". Nikolái Larisa, un matrimonio de mediana edad que prefiere no revelar su apellido, aseguran que votaron por Serguéi Boiko, el líder de la Coalición 2020 apoyada por Alekséi Navalni,  porque es necesario que haya "nuevas caras" en la ciudad.

Afirman estar cansados de "tanta corrupción", y aseguran que el paso del bloguero anticorrupción por su ciudad antes de ser envenenado durante el regreso a Moscú incluso les ha revelado problemas que desconocían. "El vídeo denuncia que hizo sobre el barrio de Pliushikhinski lo han visto ya cinco millones de personas; ni siquiera sabíamos que algo así sucediera en nuestra ciudad", exclama Nikolái. "Sabemos que habrá fraude, pero hemos venido a votar; hemos hecho lo que hemos podido", concluye su esposa.

Linea argumental similar

Vladímir Klevtsov, otro de los votantes, sigue una linea argumental similar. "Necesitamos un cambio; no podemos seguir así", recalca. Pese a regentar un negocio, asegura no "tener constancia" de la corrupción de las autoridades locales. Y da por descontado que el resultado electoral será falsificado. "Tienen muchas oportunidades para hacerlo", denuncia.

En la plaza de Lenin, muchos lugareños preferían aprovechar el domingo y las agradables temperaturas en lugar de acudir a las urnas, convencidos como estaban de que el cambio era imposible. "No voy a ir a votar porque todo está ya decidido", explica Yekaterina, de 24 años, sin querer reveñar su apellido. Yevgueni Paramónov, cuatro años mayor que ella,  es de la misma opinión: "votaré cuando esté seguro que no habra fraude".  Los observadores creen que lo sucedido con Navalni tras su paso por Novosibirsk tendrá un "efecto limitado" en el modo en que se desarrollan las elecciones en la ciudad y región. "Movilizará a sus partidarios, que pueden obtener representación en el ayuntamiento", destaca Vasili Volnujin, redactor-jefe del portal 'Taiga-Info'.  

Al igual que durante la votación sobre la reforma electoral que permitirá a Vladímir Putin convertirse en presidente vitalicio de Rusia, la apertura de los colegios ha sido prolongada tres dias debido a la epidemia de coronavirus. En concreto, los votantes de Novosibirsk podían ejercer su derecho al voto ya desde el pasado viernes. Con estos parámetros, los representantes de la coalición opositora dan por descontado que habrá un gran fraude, habida cuenta que los primeros días suelen acudir los trabajadores de instituciones y organismos estatales, sobre los que sus responsables ejercen una gran presión. 

Noticias relacionadas

"Hemos constatado cómo se pagaban entre 500 y 1000 rublos por voto a favor de candidatos oficialistas, tenemos incluso capturas de pantalla de los mensajes telefónicos", denuncia Lena Noskoviets, miembro de la dirección de Coalición 2020. "Algunos electores han acudido al colegio y allí han comprobado que ya habían votado por ellos", continúa. Su formación política consideraría todo un éxito si cinco de su treintena de candidatos logran ser elegidos y formar grupo en la Asamblea Municipal.  

                           

Temas

Rusia