21 oct 2020

Ir a contenido

DRAMA MIGRATORIO

Grecia levanta un nuevo campo provisional para los refugiados de Moria

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, pide más implicación a Europa: "Los países receptores no podemos lidiar solos con el problema"

Mientras tanto, los refugiados siguen en la carretera, durmiendo tres noches seguidas al raso y sin alimentos suficientes

Adrià Rocha Cutiller

Manifestación de menores refugiados en Moria pera pedir ayuda a Europa.

Manifestación de menores refugiados en Moria pera pedir ayuda a Europa. / AP/ Petros Giannakouris

Grecia ha empezado a construir una instalación temporal para albergar a los 12.000 refugiados que hasta hace tres días habitaban el campo de refugiados de Moria, el mayor de Europa y que quemó por completo durante la madrugada de martes a miércoles.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, que ha hecho el anuncio del nuevo recinto, no ha dicho sin embargo cuándo estará disponible. "El gobierno se mueve rápido, y ya hemos lanzado el proyecto para una nueva instalación temporal para los que ya no pueden estar más en Moria. Espero que una tragedia así sirva para que Europa se dé cuenta de que los países receptores de migrantes no podemos lidiar solos con un problema así", ha dicho Mitsotakis este viernes, delante del vicepresidente de la Comisión EuropeaMargaritis Schinas, que ha visitado tanto Atenas como Lesbos.

Así, los planes del gobierno de Mitsotakis son reconstruir Moria y convertirla en un campo de refugiados, como antes, pero esta vez cerrado: como una cárcel al aire libre. Cumplir este plan, sin embargo, no le será fácil al primer ministro griego, porque los habitantes de Lesbos están absolutamente en contra de esta idea. Crear un campo así, para ellos, significará que la presencia y llegada de refugiados a la isla se perpetuará.

De esta forma, la administración local de Lesbos le ha pedido al Gobierno que se lleve en barco a todos los refugiados hacia Atenas. El Ejecutivo se niega: "Es técnicamente imposible. Causaría muchos problemas de seguridad por culpa del coronavirus", ha dicho este viernes el ministro de Migración griego, Notis Mitarakis.

"Necesitamos un cambio en nuestra política de migración —ha dicho Schinas en su encuentro con el primer ministro griego—. Estamos diseñando un nuevo plan europeo de migración que evite los errores cometidos en el pasado. Europa, como ya he dicho, no puede fallar otra vez en un asunto tan importante".

Atrapados en el medio

Mientras tanto, todos los habitantes de Moria siguen, sin excepción, atrapados en medio de la nadala policía griega y los locales de Lesbos han confinado a los 12.000 refugiados en una pequeña franja de carretera, donde tienen que dormir hacinados y de donde no pueden salir bajo ningún concepto: allí solo pueden entrar periodistas y algunas oenegés a dar comida, agua y protección contra el frío de la noche. 

Mientras, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, anunció que Alemania y Francia acogerán la mayor parte de los 400 menores no acompañados que han quedado sin techo tras el incendio. "Estamos en contacto con otros socios europeos para precisar cifras, pero partimos de la base que nos corresponderá recibir al grueso de ese grupo", afirmó. Alemania estima recibir entre 100 y 150 de esos menores, concretó.

"Estamos en contacto con otros socios europeos para precisar cifras, pero partimos de la base que nos corresponderá recibir al grueso de ese grupo", afirmó el titular de Interior, en una rueda de prensa en la que participó, de forma virtual, el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), el griego Margaritis Schinas.

Alemania estima recibir entre 100 y 150 de esos menores, concretó Seehofer, a lo que "presumiblemente" se sumarán otros tantos hacia Francia, a la espera de que se logre una "solución europea" que, dijo, no puede "demorarse más".

La actual crisis se desencadenó tras una pelea en Moria el martes, cuando las autoridades del campo intentaron poner bajo aislamiento a 35 personas que habían dado positivo por coronavirus. Tras eso, la policía intervino. Después vino el fuego, provocado por los refugiados, según el Gobierno griego.

Ya había pasado en ocasiones anteriores, como modo de protesta ante las condiciones a las que se obligaba a los refugiados a vivir. Desde marzo, a las 12.000 personas que habitaban Moria se las confinó en el campo sin que pudiesen salir a menos que tuviesen un permiso especial.