26 oct 2020

Ir a contenido

DRAMA MIGRATORIO

Cinco años después de la muerte de Aylan Kurdi, sin solución en el Egeo

Grecia, que aplica mano dura contra los refugiados, obliga a muchas oenegés de ayuda a marcharse de las islas

Organizaciones y refugiados aseguran que la guardia costera griega destruye las lanchas de los migrantes y los abandona en el mar

Adrià Rocha Cutiller

El cuerpo sin vida del pequeño Aylan Kurdi yace en una playa turca, el 2 de septiembre del 2015.

El cuerpo sin vida del pequeño Aylan Kurdi yace en una playa turca, el 2 de septiembre del 2015. / AP

Hace cinco años, la imagen del cuerpo de un niño sirio de tres años yaciendo sin vida en una playa de Turquía conmocionó al mundo. El 2 de septiembre del 2015, Aylan Kurdi se ahogó tras naugragar la lancha, desde la que intentaba cruzar a Grecia con su padre, su madre y su hermano, de cinco años. La madre y el hermano también perecieron. Desde entonces, sin embargo, las cosas no han mejorado para los que huyen de la barbarie intentando alcanzar un futuro mejor.

Fue durante el apogeo máximo de la crisis de los refugiados. En tan solo un año, especialmente en los meses de verano, 860.000 personas entraron a Europa a través de Grecia. Como Aylan, la mayoría eran refugiados sirios, que huían de la guerra en su país y de los bombardeos indiscriminados del Ejército de Bashar al Asad, presidente sirio, y de su aliado, la Rusia de Putin.

Pero la muerte no solo estaba en Siria. Las cifras asustan: en el 2014405 personas murieron intentando cruzar el mar Egeo; 799 -entre las que está Aylan- en el 2015441 en el 201659 en el 2017174 en 2018; 70 en el 201946 en lo que llevamos del 2020. Los datos son de ACNUR, la agencia para los refugiados de Naciones Unidas.

Este año, las cifras de llegadas han caído en picado porque, a causa de la pandemiaTurquía cerró completamente sus provincias y ningún refugiado que no estuviese ya en la costa turca podía acceder a sus playas.

Abandonados en el mar

Pero en los últimos meses -desde junio-, las restricciones han sido levantadas y, sin embargo, muy poca gente llega a las costas griegas. El ministro heleno de Migración, Notis Mitarakis, celebraba este pasado lunes: "¡Tercera semana consecutiva con cero llegadas a Lesbos, algo que no pasaba desde el 2014!", escribió el político, que no explicó el motivo de que no haya llegadas oficiales.

Según varias organizaciones, estudios y los testimonios de decenas de refugiados, la guardia costera griega intercepta las lanchas de refugiados en el mar, las rompe, las hunde, y coloca a los migrantes a la deriva, en lanchas con forma de tienda de campaña que flotan perdidas en el agua. Entonces, los griegos remolcan la embarcación hacia aguas territoriales turcas, y allí los abandonan a su suerte: si tienen fortuna, los turcos los rescatarán.

Esta práctica ya fue documentada en el 2015, aunque tras las denuncias se detuvo. Pero este 2020, a principios de marzo -cuando Recep Tayyip Erdogan anunció que las puertas a Europa se abrían-, la guardia costera griega volvió a echar mano de este recurso. Tampoco fue una novedad enorme: en la frontera terrestre entre Turquía y Grecia nunca dejó de ocurrir.

"Todo ha cambiado: antes se escondían si tenían que hacer una devolución en caliente. Pero ahora se creen con una impunidad absoluta. Hacen lo que quieren sin esconderse, aunque luego lo nieguen todo", explica Pat Rubio Bertran, jefa de proyecto de la oenegé Refugee Rescue, que hasta hace una semana operaba rescatando barcos de refugiados al norte de Lesbos.

La organización ha cancelado su proyecto. "Cuando salíamos a hacer rescates siempre nos coordinábamos con las autoridades en el mar. Compartíamos información sobre posibles rescates. Pero desde hace unos meses la comunicación se ha perdido. Quieren asegurarse de que no haya testigos", continúa Rubio.

Problemas en el interior

El Gobierno de Kyriakos Mitsotakiselegido primer ministro el verano pasado no se ha limitado a complicarles la vida a los refugiados en el mar. También lo ha hecho en el interior, creando legislaciones que dificultan la existencia de las oenegés de ayuda sobre el terreno, a las que se obliga a registrarse en Atenas. Su objetivo es claro: poner trabas a su trabajo.

"Construimos nuestra instalación para tratar el covid-19 al lado de Moria [en Lesbos] durante la pandemia, con el conocimiento explícito y expreso de las autoridades sanitarias de la isla y del Gobierno central. Al principio se nos apoyó, porque éramos los únicos que dábamos una respuesta en el lugar. Pero las autoridades de urbanismo nos empezaron a multar, y al final nos han obligado a cerrar el recinto", dice Faris Al Jawad, director de Comunicación de Médicos Sin Fronteras (MSF) en los Balcanes.

"En tiempos de una pandemia global es absurdo que nos pueda pasar algo así, y el Gobierno no hizo lo suficiente para pararlo. Hubo algunos esfuerzos concretos para ayudarnos, pero no hicieron lo suficiente", continúa.

La imagen de Aylan Kurdi en aquella playa, al final, ha servido de poco. El fondo del mar del Egeo, día a día, lentamente, sigue llenándose. Y en las costas -tanto en la turca como en la griega- siguen habiendo miles de Aylan, sirios, afganos, iraquís, paquistanís... atrapados, huyendo del pasado y sin un futuro por delante.