25 oct 2020

Ir a contenido

UNA LACRA A ERRADICAR

Boicot histórico del deporte profesional en EEUU contra el racismo

La NBA, la liga femenina de baloncesto, el béisbol y el fútbol, entre los deportes que paralizan su actividad para protestar contra la violencia policial

Ricardo Mir de Francia

Pista vacía donde tenían que jugar los Milwaukee Bucks, en Florida, con el lema ’Black Lives Matter’.

Pista vacía donde tenían que jugar los Milwaukee Bucks, en Florida, con el lema ’Black Lives Matter’. / EFE EPA / JOHN G. MABANGLO

No ha sido el virus del covid-19 sino el virus del racismo el que ha convulsionado las competiciones deportivas profesionales en Estados Unidos. La mayoría de las ligas del país paralizaron el miércoles su actividad en protesta por el reciente caso de brutalidad policial en la población de Kenosha, en el estado de Wisconsin, donde un agente acribilló a balazos por la espalda a Jacob Blake, un hombre negro que salvará la vida pero no podrá volver a caminar. 

Ha sido esta vez la NBA, la mejor liga de baloncesto del mundo, la que ha abanderado la protesta contra el racismo y la violencia policial. En concreto han sido los Milwaukee Bucks, precisamente de Wisconsin, los que decidieron el miércoles por la noche no disputar el partido de 'play-off' ante Orlando Magic. Un boicot que no tiene más precedentes que el parón que escenificaron los Boston Celtics de Bill Russell para alzar la voz contra la injusticia racial en 1961, segú 'ESPN'. 

"En los últimos días, en nuestra casa, en Wisconsin, hemos visto el horrendo vídeo de Jacob Blake siendo disparado siete veces por un oficial de policía en Kenosha y los tiroteos adicionales contra los manifestantes. A pesar de las demandas abrumadoras de cambio, no ha habido acción, así que nuestro enfoque no puede estar en el baloncesto", dijo el capitán George Hill, que leyó un comunicado rubricado por toda la plantilla. "Pedimos justicia para Jacob Blake y que los policías rindan cuentas", agregó Hill.

"Nos están cazando, nos están disparando" 

La NBA y la Asociación de Jugadores apoyaron la postura de los Bucks. Tanto Los Angeles Lakers como los Clippers votaron a favor de interrumpir el torneo, en contra de la posición de otros equipos, aunque todo indica que se habría alcanzado ya un acuerdo para reanudar la competición. Especialmente emotiva fue la declaración del entrenador afroamericano de los Clippers, Doc Rivers: "Nos están cazando, nos están disparando. Amamos este país, pero es este país el que no nos ama a nosotros", soltó con lágrimas en los ojos. "Yo creo en los buenos policías, mi padre era uno de ellos", apostilló. Donald Trump, sin embargo, no ha perdido la ocasión para atacar a la liga de básquet. "Creo que la NBA se está comportando como una organización política, y eso no es bueno para el deporte ni para el país". 

La liga femenina de baloncesto (WNBA) también se sumó al boicot. Especialmente impactante fue el gesto de las Washington Mystic, cuyas jugadoras formaron arrodilladas en la pista portando una camiseta con siete puntos negros dibujados en la espalda, los siete balazos que recibió Blake. En la parte delantera, grabaron el nombre de la víctima de 29 años, abatida cuando se disponía a entrar en el coche donde le esperaban sus tres niños

El grito de protesta del deporte profesional es un reflejo de la frustración que se ha apoderado de parte del país, que ve como las protestas masivas de los últimos meses no se han traducido en reformas de calado. La otra mitad parece negar que exista si quiera un problema, como quedó patente el miércoles en la Convención republicana. El vicepresidente, Mike Pence, negó que los viejos prejuicios raciales sigan contaminando la actitud de un sector importante de las fuerzas del orden. Dos visiones cada día más enfrentadas e irreconciliables.

El fútbol, el béisbol y el tenis se suman al paro 

También se aplazaron dos partidos de las Grandes Ligas de béisbol. La primera franquicia en negarse a jugar fue la de los Cerveceros de Milwaukee, que se iban a enfrentar a los Rojos de Cincinnati. Un ejemplo que secundaron varios equipos más de la liga de fútbol. La protesta paralizó también el Masters 1.000 de Cincinnati, después de que la tenista japonesa Naomi Osaka, de padre haitiano, se negara a disputar la semifinal. "Ver el genocidio continuo de los negros a manos de la policía honestamente me está dando dolores de estómago", lamentó la que fuera número uno del mundo, que aceptó finalmente seguir con el torneo a partir del viernes.

El hockey hielo, a lo suyo

Una de las pocas competiciones de EE UU que prosiguió con su actividad fue la NHL de hockey sobre hielo, la más blanca de las grandes ligas del país, formada en más del 90% por jugadores blancos. Lo que no quitó que algunos levantaran la voz. "Es increíble para un hombre negro que juega al hockey la falta de reacción y reconocimiento de la NHL ante esta situación, es muy insultante", dijo el pelotero de los San Jose Sharks, Evander Kane.