24 oct 2020

Ir a contenido

CARRERA A LA CASA BLANCA

Los demócratas cierran filas contra Trump en el arranque de su Convención

Michelle Obama acusa al presidente de no estar a la altura del momento en el discurso más elocuente de la noche

Bernie Sanders pide a la izquierda que respalde a Biden para frenar el autoritarismo que emana de la Casa Blanca

Ricardo Mir de Francia

La ex primera dama de Estados Unidos Michelle Obama salvó este lunes, con un poderoso llamamiento a derrotar al presidente Donald Trump, la apertura de la Convención Nacional Demócrata, en un insulso formato virtual debido a la pandemia del coronavirus. / EFE VÍDEO

Hablaron de la justicia racial, de la crisis económica, de la mala gestión del coronavirus o de los esfuerzos republicanos para torpedear las elecciones de noviembre, pero al final todo se redujo a un mensaje muy simple. "Donald Trump es el presidente equivocado para nuestro país. Ha tenido tiempo más que suficiente para demostrar que puede hacer el trabajo, pero claramente le viene grande. No está a la altura del momento", dijo Michelle Obama en el discurso más elocuente de la noche. La exprimera dama cerró la primera noche de la Convención Nacional Demócrata, reducida a dos largas horas de aridez televisiva como consecuencia de la pandemia. Pero la noche también sirvió para confirmar que el partido está unido tras la candidatura de Joe Biden, presentado como el hombre capaz de sanar al país.

El formato estrictamente virtual del que ha sido uno de los grandes espectáculos políticos del planeta servirá para prevenir que afloren las divisiones internas. Pero el verdadero mérito hay que atribuírselo a los casi cuatro años de mandato del presidente, que ha logrado transformar estas elecciones en una suerte de emergencia nacional para los demócratas, incluida su díscola izquierda. "Bajo esta Administración el autoritarismo ha echado raíces en nuestro país", dijo Bernie Sanders tras resaltar el éxito de su movimiento para empujar al partido hacia posiciones más progresistas. "Seamos claros, si Trump sale reelegido, todo el progreso que hemos conseguido quedará en peligro. En esencia, estas elecciones giran en torno a la preservación de nuestra democracia".

Pocos entraron durante esta primera jornada a desgranar los detalles del programa demócrata, pero sí quedó claro a través de los rostros invitados el tipo de votantes a los que pretende apelar Biden para ganar en noviembre. Por la pantalla desfilaron víctimas del virusgranjeros y pequeños empresarios golpeados por la recesión, afroamericanos afectados por la violencia policial, mujeres en cargos de responsabilidad, así como varios republicanos decepcionados con la gestión de Trump. Ninguno tan conocido como el exgobernador de Ohio y excandidato a la presidencia, John Kasich, quien grabó su discurso frente a un cruce de caminos para ilustrar el momento que vive el país.

"Caos, división y falta de empatía"

"Soy republicano de toda la vida, pero esa afiliación queda en segundo lugar frente a la responsabilidad que siento hacia mi país", dijo Kasich antes de acusar a Trump de haber empujado al país hacia la "división, la disfunción, la irresponsabilidad y un creciente veneno entre nuestros ciudadanos". Obama lo expresó después con otras palabras. "Cada vez que miramos a la Casa Blanca en busca de liderazgo, consuelo o firmeza, no encontramos más que caos, división y una completa falta de empatía", afirmó desde su casa en Washington.

La ausencia de público y reacciones espontáneas se erigió en un desafío mayúsculo para los productores del programa. Optaron por discursos cortos, muchos de ellos de apenas dos minutos. Un coro de niños cantó el himno nacional por Zoom. Los hermanos de George Floyd guardaron unos instantes de silencio por las víctimas afroamericanas de la brutalidad policial. Y varios rostros famosos desfilaron por la pantalla para tratar de enganchar a la audiencia. La actriz Eva Longoria ejerció de presentadora, Bruce Springsteen hizo un breve cameo mientras sonaba 'The Rising' y la futbolista Megan Rapinoe moderó un breve coloquio con trabajadores sanitarios.

Por momentos la Convención fue poco más que un edulcorado infocomercial, pero también tuvo momentos genuinos, como la intervención de Kristin Urquiza, que perdió a su padre por el coronavirus. "Mi padre era un hombre saludable de 65 años. Su única condición preexistente fue confiar en Donald Trump y por eso lo pagó con su vida", afirmó dolida.

Mitin de Trump

Las encuestas dan a Biden una clara ventaja para conquistar la presidencia en noviembre. Ronda los 10 puntos, un margen que avala el perfil bajo mantenido por el candidato desde que comenzó la pandemia. Apenas se ha aventurado fuera de su casa, dejando que Trump se desgastara solo. El presidente ha contraprogramado durante la semana varios mítines para tratar de restar audiencia a los demócratas, algo que tampoco había hecho ninguno de sus predecesores.

Y el martes se desayunó tuiteando contra el espectáculo demócrata. Dijo que la Administración de Biden y Barack Obama "fue la más corrupta de la historia" y describió a Kasich como un "perdedor". Pero lo verdaderamente importante lo dijo la víspera. No quiso comprometerse a aceptar el resultado de noviembre y clamó que solo perderá si los comicios son amañados.