28 sep 2020

Ir a contenido

ZONA CERO DE LA COVID-19

Una macrofiesta en Wuhan desata el miedo a los contagios

La ciudad ha vuelto a la normalidad tras los cinfinamientos y los decesos

France Presse

Macroconcierto en la piscina de Wuhan. / AFP

Macroconcierto en la piscina de Wuhan.
Jóvenes chinos hicieron caso omiso al coronavirus y participaron el fin de semana en una macrofiesta musical.
Una de las actuaciones durante la macrofiesta, mientras los asistentes se refrescan en una piscina en Wuhan.
El Maya Beach Water Park se llenó de miles de personas que bailaron apretujadas al ritmo de la música electrónica.

/

Miles de jóvenes chinos hicieron caso omiso al coronavirus y participaron el fin de semana en una macrofiesta de música tecno en un parque acuático en Wuhan, donde surgió la covid-19 a finales del 2019, lo que generó polémica este lunes en las redes sociales.

Tras haber sido sometida a una estricta cuarentena de 76 días entre enero y abril, siendo la primera ciudad en que se aplicaban estas medidas por el nuevo coronavirus, la metrópolis de Wuhan (centro de China) fue levantando progresivamente las restricciones y volvió a la normalidad.

El Maya Beach Water Park se llenó este fin domingo de gente y miles de personas bailaron apretujadas al ritmo de la música electrónica, sin utilizar mascarillas. Muchos de ellos también se bañaban, sin mantener distancias de seguridad.

Aforo limitado

El parque acuático volvió a abrir sus puertas en junio y tiene su capacidad limitada al 50%, según la prensa local, pero redujo el precio de sus entradas al 50% para las mujeres.

Las imágenes de la fiesta difundidas por la AFP generaron críticas airadas en las redes sociales, en un momento en que la pandemia ha contagiado a casi 22 millones de personas en el mundo y el balance de decesos se acerca a 800.000. "¡Es así que provocaremos una segunda o una tercera ola epidémica! Qué listos...", criticaba un usuario de Twitter.

Aunque el virus surgió en China, este país logró controlar la pandemia y ahora solo cuenta con unas pocas decenas de nuevos casos diarios, según los últimos datos oficiales.

Muchos chinos continúan limitando sus desplazamientos y llevan mascarillas en el espacio público, pero la municipalidad de Wuhan intenta reimpulsar su economía, muy fragilizada por los efectos de la epidemia a principios de año. En la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, no han habido nuevos casos desde mayo y sus autoridades ofrecen entradas gratuitas para 400 lugares turísticos.